Obama y la promoción de los libros y la lectura

Sigue a Papelenblanco

Obama y los libros

Es obvio que al ser líderes, los presidentes o dirigentes superiores de una nación tienen una influencia importante sobre el comportamiento y las modas del común de las personas. Las revistas como Hola, por ejemplo, están llenas de fotografías de la realeza europea y de actores, actrices y cantantes siempre para mostrar, destacar o atacar algo en su vestimenta, gestos o palabras. La comidilla de la farándula vive de eso. ¿Y por qué no preguntarnos de qué manera esas figuras influeyen sobre nuestra relación con los libros y en la promoción de los mismos?

El caso que me trae a tratar el tema es el de Barack Obama, ya que es obvio que con él comienzan a cambiar algunas cosas, entre ellas parece entrar un cierto ambiente de intelectualidad (y, por supuesto, un cambio importante del mandatario con la tecnología) y la presencia de los libros. Barack Obama, de hecho, es tanto autor como lector, ya que recientemente publicó dos libros:
Los sueños de mi padre. Una historia de raza y herencia (Almed Ediciones, 2008) y La audacia de la esperanza. Cómo restaurar el sueño americano (Península, 2007).

No solamente eso, que ya es bastante, sino también el hecho de que varios escritores han estado cerca del nuevo presidente y que este último o bien se muestra en público llevando un libro o hace referencia a ellos durante sus discursos, reuniones y conversaciones. La imagen que acompaña a este post, por ejemplo es una en la que tiene consigo un volumen de los textos del también presidente Lincoln y hace unas semanas, cuando se entrevistó con Cristina Fernández, presidenta de Argentina (o presidente, perdónenme de antemano los puristas) manifestó su admiración por Julio Cortázar y Jorge Luis Borges.

No se habia visto algo como esto en estados Unidos desde el gobierno de Bill Clinton, quien en repetidas oportunidades invitó a escritores a la casa Blanca, hacía referencias literarias con mucha frecuencia, es un gran lector y amigo personal de varios autores latinoamericanos. Habrá que ver ahora de qué manera Obama seguirá impactando al mundo editorial y de qué manera otros lo secundan. En todo caso, al lado del descuido que tuvo Bush hijo con el tema intelectual y de los libros, esta nueva actitud resulta algo esperanzadora.

Vía | Book Patrol
Más información | NYTimes

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario