'Luz de estrellas lejanas', la autobiografía literaria de George R.R. Martin

Síguenos

Luz de estrellas lejanas

Tengo lectores que nunca habían oído hablar de mí hasta que cogieron ‘Juego de tronos‘ y están convencidos de que nunca he escrito nada que no sea fantasía épica. Y por otro lado está la gente que ha leído todos mis trabajos antiguos y siguen pensando erróneamente que soy un escritor de ciencia-ficción que “se pasó a la fantasía” por motivos infames.” (G.R.R. Martin, ‘Luz de estrellas lejanas’, pg. 351)

Una de las cosas que más me gustaban como aspirante a escritor, cuando era adolescente, era leer biografías de escritores. No es que pensara descubrir la fórmula mágica para convertirme en aquello que no osaba confesar a nadie, pero sí encontraba especial placer en comprobar cómo habían llegado a ser lo que eran.

Y uno de los escritores que más me marcó en la juventud, precisamente por los apuntes autobiográficos que introducía como prólogo a algunos de sus cuentos, fue Isaac Asimov. Uno de los puntales de la ciencia ficción, me conquistó con sus batallitas introductorias en no recuerdo qué antología de cuentos suyos, hablando de cómo se había iniciado en la escritura, y de cómo había luchado por vender cada cuento que escribía a las revistas de SF de la época. En ‘Luz de estrellas lejanas‘, George R.R. Martin (autor de ‘Canción de hielo y fuego’/‘Juego de tronos’), uno de los autores que me tiene fascinado en los últimos años, hace algo parecido.

Luz de estrellas lejanas‘ es, como indica el subtítulo de la obra, la primera parte de una “autobiografía literaria“ dividida en tres entregas, pero para que no dé lugar a engaño, hay que aclarar que no se trata simplemente de una autobiografía, sino de una retrospectiva de sus cuentos, compilados, ordenados e introduccidos por una sección en la que el autor habla sobre su vida y las circunstancias que le llevaron a escribirlos. En fin, que se trata de una recopilación de cuentos y a la vez un extenso comentario del autor sobre ellos.

GRR MartinGeorge R.R. Martin, como explica él mismo en la cita de arriba, no es sólo el autor de una de las sagas fantásticas más relevantes del panorama actual. Su carrera empezó en los años 70 y ha sido una larga trayectoria de éxitos dentro del mundo de la la literatura de género, especialmente de la ciencia-ficción, pero también en la fantasía e incluso en el terror.

El volumen está dividido en cuatro partes. En la primera, ‘Un aficionado a todo color‘, Martin nos explica sus inicios como escritor amateur y sus primeras colaboraciones con fanzines de literatura de género. Los cuentos incluidos aquí son tres (‘Sólo los niños temen a la oscuridad’, ‘La fortaleza’ y ‘La muerte, su legado’) y quizá son los más flojos del volumen, por cuanto aún son obra de un escritor muy joven, que va tanteando el terreno, recurriendo a la literatura pulp, pero son todos ellos pasos necesarios para descubrir al escritor que tiene dentro.

En la segunda parte, ‘El asqueroso profesional‘, encontramos ya un salto cualitativo en los relatos de Martin, como en el de ‘El héroe‘, una crítica a la guerra de Vietnam en clave de ciencia-ficción, o ‘La salida de San Breta‘, una incursión en el género de terror donde las apariciones fantasmales no tienen lugar en castillos góticos, sino en una autopista.

En la tercera parte, ‘Luz de estrellas lejanas‘ se incluye la que tal vez es la mejor historia de la antología, ‘Una canción para Lya‘, una novela corta con trasfondo religioso y espiritual sobre el significado del ser y de la felicidad. Sólo por este relato ya valdría la pena todo el volumen, pero hay más. También destacan en esta sección ‘La ciudad de piedra’, un relato con toques de Lovecraft y Kafka donde vemos cómo las distancias abismales del espacio pueden llevar al hombre a la locura, o ‘Hieles de tierra’, un relato de ensueños con Morgana LeFay como coprotagonista.

Martin establece un universo propio para sus relatos de ciencia-ficción: en los presentados dentro de esta compilación se comparten las referencias a planetas, mundos y razas espaciales. Además, Martin no es partidario de malgastar buenas ideas, y nos encontramos con fragmentos, retazos o personajes de los que volveremos a sentir ecos en obras futuras. Por ejemplo, un escudo de armas que recuerda a los usados en ‘Canción de heilo y fuego’ o su especial querencia por los dragones o el invierno, un invierno friísimo, duro, “profundo” y siempre presente, recuerdo de los que el autor pasó en Dubuque.

Finalmente, en la última sección, destacan cuentos como ‘En las tierras perdidas o ‘El dragón de hielo‘, demostrando que Martin ha sido también cultivador del género fantástico desde el principio de su carrera, y no un arribista.

Luz de estrellas lejanas‘, en fin, es la primera parte de esta gran retrospectiva de los trabajos de Martin, que da una buena idea de cuál ha sido su evolución, y cuyos comentarios autobiográficos enriquecen sobremanera la obra, y que muchos lectores (me cuento entre ellos) agradecerán, porque establece un diálogo muy franco con el autor. Un libro muy recomendado si os gusta este escritor.

Luz de estrellas lejanas. Autobiografía literaria (I)
George R.R. Martin
Traducción de Cristina Macía y Raquel Marqués
Ed. en rústica. 425 páginas. Editorial Gigamesh. 19 €.

En Papel en Blanco | Un nuevo relato de George R.R. Martin contará los orígenes de la saga Targaryen

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario