Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

El cuaderno + Cuadernos de Lanzarote II

El cuaderno + Cuadernos de Lanzarote II
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
\"El

El Cuaderno

Una de las cosas que más caracterizó a Saramago, sobre todo luego de su mudanza a Lanzarote, fue la escritura testimonial o autobiográfica, la cual dio por organizar en volúmenes que llamó Cuadernos y que fueron inicialmente escritos y publicados en formato de libro y luego publicados directamente en internet y solo posteriormente editados en papel.

‘El cuaderno’ recoge justamente las entradas que Saramago había publicado en su blog del mismo nombre. Una aventura en la que se embarcó, casi un año después de que emergió del coma que lo mantuvo muerto en vida durante 9 horas. A la frase de su esposa Pilar del Río “José, tienes una tarea: escribir un blog”, Saramago respondió con cierto escepticismo pero con entusiasmo. El 17 de septiembre del año 2008 inaugura su cuaderno virtual con una entrada dedicada a Lisboa, capital de su tierra natal, y en la que hoy reposan sus restos.

Escribiría casi exactamente durante seis meses, desde el 21 de septiembre de 2008 al 15 de marzo de 2009, con entradas acerca de los temas más diversos y que esencialmente suponían que el Premio Nobel estaba un poco más cerca de sus lectores, quienes lo leían casi a diario y podían así interactuar y conocer cuáles eran los temas que le estaban ocupando. El Cuaderno de Saramago es hoy un libro al cual siguió un segundo volumen. Como él mismo dijo, no es mucho lo que la escritura directa en internet le enseñó pero si reconoció que se trataba de una herramienta que bien nos prepara para escribir. En este volumen los lectores encontrarán artículos sobre otros autores y figuras públicas, también reflexiones sobre Dios siempre matizadas por su sentido y compromiso ético que hicieron del él un intelectual universal.

Ver también | El cuaderno de Saramago: del blog al libro

Lanzarote atardecer

Cuadernos de Lanzarote II (1996-1997)

El diario ha sido desde hace muchos siglos una de las herramientas predilectas para dejar plasmados los pensamientos y vivencias de las personas. Es una forma literaria que no solamente es practicada por intelectuales sino también por personas que desean simplemente volcar en el papel lo que viven y lo que sienten.

Los ‘Cuadernos de Lanzarote’ son justamente una muestra de lo que el diario íntimo es en su manera más clásica: un registro casi al descuido de experiencias y pensamientos de una persona. En el caso de Saramago, por supuesto, no hay escritura al descuido, pero lo que podemos encontrar en este volumen es, si se quiere, textos más directos o espontáneos que los que encontramos en El Cuaderno.

Es el segundo volumen de los llamados Cuadernos de Lanzarote que el escritor comenzó a redactar cuando se mudó a esta isla en el año 1993. Incluye específicamente los cuadernos Cuarto y Quinto correspondientes a los años 1996 y 1997 respectivamente y en ellos podemos encontrar entradas casi diarias, algunas muy largas otras casi telegráficas, con estilos distintos y temas aún más diversos. Relatos de algunos viajes y reseñas de sus conferencias, pasando por anotaciones de su trabajo diario con, por ejemplo, el que tiene que ver con la escritura de su novela Todos los nombres, sobre la cual escribe el 21 de septiembre de 1996:

Esta mañana, todavía en la cama, entre las nebulosas del primer despertar, tal y como si ante mi fuesen fluctuando piezas sueltas de un mecanismo que, por si mismas, buscasen sus lugares y se encajasen en otras, comencé a distinguir, de un extremo a otro, el desarrollo del enredo de Todos los nombres, esa novela cuyo título nació, en enero, en un avión que aterrizaba en Brasilia …

En 1997 la escritura de los cuadernos sufrió un cambio y, como escribe Saramago en el epílogo a este volumen, al quinto cuaderno siguió un sexto que quedó durante mucho tiempo relegado en un ordenador y el cual prometió retomar en el año 2002. Los ‘Cuadernos de Lanzarote II’ son de lo mejor de la escritura reflexiva y cotidiana de Saramago y quedarán como testigos de la vida, reflexiones y pensamientos del Nobel portugués en la cercanía del fin de milenio.

Imágenes | Dann y Mon Labiaga

En Club El País Saramago:

Publicidad

También te puede gustar