Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

José Saramago en sus palabras + Historia del cerco de Lisboa

José Saramago en sus palabras + Historia del cerco de Lisboa
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
\"El

José Saramago en sus palabras

En el fondo, todos tenemos necesidad de decir quiénes somos y qué es lo que estamos haciendo, la necesidad de dejar algo hecho, porque esta vida no es eterna y dejar cosas hechas puede ser una forma de eternidad.

En José Saramago en sus palabras, casi podemos hacernos a un lado y dejar hablar por sí solo al autor portugués a través de sus siempre interesantes reflexiones aparecidas en la prensa escrita, donde nos deja ver cuales son sus inquietudes y su forma de ver el mundo que nos rodea. Estas declaraciones recogidas abarcan un extenso período, desde la segunda mitad de los años setenta hasta marzo del 2009.

No hace falta que sea yo quien os diga que cada palabra dicha por Saramago, y cada nueva aparición, era seguida por sus muchos seguidores en busca de una opinión crítica y lucida que nos hiciera reflexionar sobre las injusticias y los excluidos de nuestra sociedad, sin duda uno de los pilares en los que se basaba su discurso. Aunque va mucho más allá, y no hay tema que deje en el tintero. Por supuesto, el Premio Nobel que consiguió en el año 1998 contribuyó en gran medida al alcance de sus palabras. Es innegable el valor de este compendio de escritos donde nos encontramos con todos los Saramago posibles, desde el escritor al ciudadano comprometido, pasando por su propia persona. Igualmente, nos topamos con una amplia gama de estilos en los que el autor portugués tenía un gran dominio, utilizando según el caso, su lado más provocador, político o combativo, aunque él mismo dudará en ocasiones del eco real de sus declaraciones:

Me dicen que las entrevistas han valido la pena. Yo, como de costumbre, lo dudo, tal vez porque estoy cansado de oírme. Lo que para otros todavía puede ser novedad, para mí se ha convertido, con el paso del tiempo, en comida recalentada. O algo peor, me amarga la boca la certeza de que unas cuantas cosas sensatas que he podido decir durante la vida no habrán tenido, a fin de cuentas, ninguna importancia. Y ¿por qué habrían de tenerla? ¿Qué significado tiene el zumbido de las abejas en el interior de la colmena? ¿Les sirve para comunicarse unas con las otras?

Nos encontramos pues, ante la mejor manera de conocer el especial mundo de Saramago, y al mismo tiempo, dejarnos sorprender por más de una perla de sabiduría que seguro recordaremos durante mucho tiempo. Vamos, que estamos ante un verdadero tesoro que tenemos al alcance de nuestra mano, así que habrá que aprovecharlo.

Historia del cerco de Lisboa

Lisboa de Saramago

En Historia del cerco de Lisboa, José Saramago nos invita a cambiar los acontecimientos históricos tan sólo modificando una simple palabra. Y lo hace a través de su personaje protagonista, Raimundo Silva, un aburrido revisor de textos en una editorial. Se pasa los días obsesionado con la conservación de los manuscritos que le llegan, hasta que se topa con un libro titulado precisamente 'Historia del cerco de Lisboa'. En este punto, decide dar un vuelco a la Historia universal, y de paso a la suya propia, tomando el papel protagonista que tantas veces ha rechazado.

Lo hace de la manera más simple que os podáis imaginar, tan sólo cambiando un 'sí' (que es lo que debe aparecer) por un 'no', afirmando entonces que los Cruzados 'no' ayudaron al rey portugués en el sitio de Lisboa. Con este inocente cambio, empezará una aventura que ni él mismo se podrá imaginar. Así, mientras que los directores de la editorial le llevan al orden por su error, una de sus jefes, con la que empezará una historia de amor, le incita a que reescriba la historia del cerco de Lisboa y haga su propia versión alternativa.

Como os podéis imaginar, Saramago aprovecha esta historia para ir ofreciéndonos, no sólo la caída del cerco de Lisboa, sino ese otro, más importante, que hace que las personas no puedan comunicarse con sus semejantes. A través de las profundas reflexiones marca de la casa del autor portugués, y con una visión sarcástica y divertida de los acontecimientos históricos, nos lleva a derribar el cerco más importante, el de la soledad que nos rodea. Sirva este fragmento como prueba de todo lo que estamos hablando:

...o supongamos que un hombre le pregunta a una mujer, Me quieres, y ella se calla, mirándolo solamente, esfíngica y distante, negándose a decir el No que lo destrozará, o el Sí que los destrozaría, concluyamos, pues, que el mundo iría mucho mejor si cada uno se contentase con lo que va diciendo, sin esperar a que le respondiesen, y, aún más, sin pedirlo ni desearlo.

Pues con frases o párrafos como estos, con su peculiar forma de escribir y de expresar lo muchísimo que llevaba en su interior, nos encontramos con una de las novelas de Saramago que más enganchan desde las primeras páginas, sin que podamos dejar de acompañar a Raimundo por su particular vuelta de tuerca a la Historia.

Publicada originalmente en 1989, es justo el título anterior a una de las novelas que cambiarían su vida, El evangelio según Jesucristo, y en la que vuelve a ambientar la acción en tierras portuguesas, después del gran éxito de Memorial del convento o La balsa de piedra. En definitiva, un buen puñado de páginas para disfrutar de Saramago en estado puro, como siempre.

En Club El País Saramago:

Publicidad

También te puede gustar