Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Poesía completa + Cuadernos de Lanzarote

Poesía completa + Cuadernos de Lanzarote
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
\"El

Poesía completa

Conocemos a José Saramago principalmente como autor de novelas, aunque ya sabemos también que los relatos forman parte de su bagaje como escritor. Sin embargo, no sería un autor completo sino hubiera dedicado algo de su arte a la poesía, y por supuesto, así fue. Reunidos en un sólo tomo, nos encontramos la poesía completa que este genio de las letras nos legó.

En efecto, en este tomo podremos encontrar los tres libros de poesía que Saramago escribió a lo largo de su vida: Los poemas posibles, publicado en 1966; Probablemente alegría, publicado en 1970; y el curioso título El año de 1993, que sería publicado en 1975. Más tarde, ya en 2005 se reuniría todo en un único tomo, que es la edición que ahora presentamos.

En su poesía, José Saramago recupera y rehace los temas que le interesan y a los que ha ido dando cuerpo a lo largo de su carrera literaria. El amor, la vida y la muerte se mezcla, se hace y se deshace construyendo los cimientos de lo que más tarde serán sus preocupaciones plasmadas en prosa. El propio Saramago lo veía así:

Precisamente, los nexos, los temas y las obsesiones de un cuerpo literario en tránsito, de este escritor que se viene observando a sí mismo como a una especie de continua crisálida que, segura de que jamás alcanzará el último instante de la metamorfosis, el que daría origen al insecto perfecto, se acepta y realiza en su propio e incesante movimiento.

Reflexiones sobre el propio acto de escribir poesía, recuerdos de la visión de la amada, mundos futuros vislumbrados apenas con recuerdos de una ciencia ficción extraña y atípica, Dulcineas y Julietas vistas con otros ojos y cantadas por otras voces. Todo esto y mucho, mucho más podemos encontrar en esta 'Poesía completa'. Otra manera de ver a este autor inmortal.

Proceso Las palabras más simples, más comunes, Las de andar por casa y dar a cambio, En lengua de otro mundo se convierten: Basta que, de sol, los ojos del poeta, Rasando, las iluminen.
Cuadernos de Lanzarote

Cuadernos de Lanzarote

En 1991 el gobierno portugués, considerado una república laica, vetaría la novela de José Saramago 'El evangelio según Jesucristo' al Premio Literario Europeo, alegando que ofendería a los católicos. Tras la polémica causada, José Saramago tomaría la decisión de abandonar Portugal. Su nuevo destino sería la Isla de Lanzarote, donde ya residiría hasta el fin de sus días. Aquí escribirá una de sus obras más conocidas, Ensayo sobre la ceguera, pero también una rareza titulada Cuadernos de Lanzarote.

Tras un juego propuesto por sus familiares, Saramago comenzaría a poner por escrito sus quehaceres cotidianos. Se convierte así en una especie de diario donde el autor vuelca su rutina diaria, pero también sus opiniones sociales o políticas. En este primer tomo de los 'Cuadernos de Lanzarote' el autor recoge sus vivencias entre 1993 y 1995. Lo que comenzaría como un juego y una diversión se convertirá en un singular relato del día a día del autor.

Sigo escribiendo, intentándolas comprender (las cosas), porque no tengo nada mejor que hacer y sabiendo que llegaré al final sabiendo lo mismo que sabía antes, es decir poco o casi nada.

En este intento por pautar los días, por retener el tiempo, Saramago se nos ofrece más desnudo que nunca. Sus pensamientos se suceden, salta de un tema a otro, se indigna contra la sociedad actual, pero al siguiente párrafo es capaz de vislumbrar la belleza contenida de la vida diaria. 'Cuadernos de Lanzarote' es un libro de memorias, un libro de reflexiones, un diario, todo ello. Es un conjunto de preguntas y respuestas, cuando las hay, a su manera de ser, a su manera de vivir una vida fuera de lo corriente. Y sí, lo que comienza como un juego se acaba convirtiendo en una obra maestra más porque para el autor, vivir es crear, y como bien dio muestra, creó hasta el fin de sus días.

Somos la memoria que tenemos y la responsabilidad que asumimos, sin memoria no existimos y sin responsabilidad quizá no merezcamos existir.

Imágenes | Vivi Calderón e Izzard

En Club El País Saramago:

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos