Síguenos

¿Queréis escribir un libro que se venda mucho? ¿Queréis figurar en las listas de los más populares? ¿Queréis ganar millones escribiendo? El primer y más sincero consejo que os puedo dar es que compréis un boleto de la lotería. Es más probable que os hagáis millonarios así que vendiendo libros. Pero si seguís empeñados, ahí va, un sencillo decálogo para conseguir vender ejemplares a cascoporro.

Quizá también os sirva leer la lista de los escritores que más dinero amasaron con sus obras el año pasado, quizá si los leéis se os pegue algo.

1. Escribir sagas

Si echáis un vistazo a los autores más vendidos, la mayoría de ellos han concebido sagas. Lo más habitual es escribir una trilogía, pero tampoco os debéis cerrar en banda a concebir una heptalogía. O una saga de 15 libros. ¿Por qué no? Una saga no deja de ser una sofisticación de los antiguos folletines que se publicaban por entregas.

2. Escribir como se habla

Para llegar a las masas, hay que escribir tal y como hablan las masas. Es decir: sencillito. Nada de cabriolas lingüísticas ni de palabras cultas que requieran de la consulta del diccionario. Nada de metáforas complicadas: los lugares comunes son agradables para el lector común. Seguid los consejos de James Patterson, el escritor más rico según Forbes: En realidad, intento que la literatura escrita se parezca a la oral y las descripciones no me interesan, creo que aburren y no aportan nada.

3. Mucho diálogo, poca descripción

Una extensión del consejo anterior: incluir diálogo. Diálogo para todo. Si podéis describir una situación mediante diálogos, mucho mejor que hacerlo mediante párrafos largos de belleza inextricable.

4. Al rico cliffhanger

La gente normal (la mayoría) es perezosa. Si tiene que leer, necesita de incentivos para no dejar el libro a las cinco páginas y pasarse al Sálvame. De modo que hay que llamar la atención del lector como sea. El método más eficaz, explotado a mansalva, por ejemplo, por series como Perdidos, es dejar al lector con la miel en los labios. Es decir, incluir cliffhangers: que al final de cada capítulo (capítulos cortos, por favor), se describa una situación extrema de la que nadie podrá salir vivo o se esté a punto de revelar alguna información trascendental (del tipo, Luke, yo soy tu padre), pero que no se resuelva hasta el siguiente capítulo. O hasta el otro. O ya puestos: hasta la siguiente entrega de la saga.

5. Amor y sexo (a ser posible en otra época)

E.L. James, la autora de Cincuenta sombras de Grey, lo ha dejado bien claro: si quieres vender, incluye sexo explícito. Sexo que pueda gustar tanto a hombres como a mujeres. Si no hay sexo, al menos vale la pena incluir un romance tormentoso, a lo Danielle Stele o Stephanie Meyer en La saga crepúsculo. Sí, ganáis puntos si los protagonistas son vampiros, zombis u otra clase de monstruo. Si no queréis que sean monstruos, entonces añadid elementos extraños o diferentes: que entre los amantes haya diferencia de edad, que sean hermanos, que sean de distinta etnia, etc.

Si todo pasa en otra época u otro mundo fantástico, podéis ganar más lectores. ¿Qué tal una parte en la actualidad y otra en otro lugar?

Vía | Revista Arcadia

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

7 comentarios