Sigue a Papelenblanco

li

Proliferan los libros que recogen, con mayor o menor fortuna, una serie de anécdotas históricas. Algunos libros se limitan a narrarlas secuencialmente. Otros, las dividen por temas. Incluso hay libros que se centran en determinado tipo de anécdotas, como las relativas a la economía o las guerras.

El presente libro, Chiripas de la historia, sería esta clase de libro: habla solo de casualidades, de serendipias, que generaron hechos asombrosos, o simplemente fueron la lumbre que prendió la mecha de una larguísima concatenación de hechos pequeños. Hechos que, unidos, formaron un gran Hecho.

Sin embargo, describir así la obra de Gonzalo Ugidos sería quedarnos cortos. Porque Chiripas de la historia es distinto a todos los libros que recogen anécdotas históricas: no se limita a presentarlas, sino a unirlas entre sí, como una gran narración, como si Ugidos manejara la Máquina del Tiempo de Wells y accionara la palanca compulsivamente, adelante y atrás, allí y allá, buscando conexiones, a veces espúreas, otras veces con mucha miga, que acaso nos demuestran que detrás de todos nosotros, entre bambalinas, miles de hilos invisibles y entretejidos entre sí manejan nuestros destino, tanto individualmente como especie. Suena exagerado, pero es perfectamente justo. Y también es perfectamente justo admitir que una empresa así sólo podría haberla llevado a cabo con solvencia un gran erudito de la historia.

No en vano, Gonzalo Ugidos, bilbaíno nacido en León y residente en Madrid, fue el primer hombre que dirigió una revista femenina en España (Cómplice) y durante los últimos diez años ha surtido de historias a los fanáticos de la historia en sus crónicas del Magazine de El Mundo y en sus microespacios diarios de Radio Nacional de España Vidas Contadas y Vidas de Tantos.

En la sinopsis del libro podemos encontrar ya un atismo de esta larga lista de conexiones históricas que efectúa Ugidos, pero os garantizo que solo es una sombra de lo verdaderamente inextricable que es su red de hechos, hasta límites que darían alas a muchos conspiranoicos, y todo presentado con una prosa cercana y jalonada de chanzas y guiños:

Por culpa del estreñimiento crónico de Lutero se montó la de Dios es Cristo, por unas piedras en la vejiga de Cromwell existe el Reino Unido en vez de la República Británica. Cuando tenía veintiocho años Dostoievski estaba a punto de ser ejecutado por revolucionario, ya estaba atado al poste cuando llegó el indulto del zar y pudo convertirse en uno de los grandes. Rembrandt es el maestro de la profundidad porque padecía visión plana y era incapaz de percibir las cosas en tres dimensiones. Van Gogh se hizo pintor porque suspendió el examen para ser teólogo en Ámsterdam. Desde Lucrecia Borgia ninguna mujer ha ganado tanto dinero con el crimen como Agatha Christie, pero Hercules Poirot nació por casualidad. Hollywood es la Meca mundial del cine por una moneda lanzada al aire yel bombardeo de Hiroshima tuvo como causa un error de traducción.

Yuxtaponiendo los documentos, originando una obra tetradimensional, multicapa y multisensorial, las andanzas históricas están narradas con mayor verismo y meticulosidad que cualquier otro hecho histórico. Una narración que se quiebra en zigzag, como un relato deudor del cubismo. Un conjunto enorme de referencias cruzadas. Un obra concéntrica, invertebrada, pantagruélica, que se autorreplica sin principio ni fin. Como una sinfonía musical interpretada por distintas voces y un conjunto de instrumentos afinados y también desafinados.

Un collage, o más bien un palimpsesto, que merece mucho la pena ir descifrando poco a poco. Así es Chiripas de la historia.

Editorial La esfera de los libros
Fecha de publicación 08/10/2013
Páginas 624
ISBN 9788499709338

Sitio Oficial | Ficha en La esfera de los libros

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario