‘El pulgar del violinista” de Sam Kean

Síguenos

Kean

Llega un libro de Sam Kean. Como veo que no estáis ejecutando una genuflexión o, al menos, una ovación, supongo que no os sonará quién es Sam Kean. Los que sepáis quién es Sam Kean, supongo que lleváis de rodillas desde el título de esta reseña. Y es que Sam Kean no es un divulgador cualquiera.

Es posiblemente el mejor divulgador joven que podemos leer en ensayo (disculpando a Jonah Leherer con sus problemillas legales). No en vano, en 2009 fue finalista del premio Evert Clark/Seth Payne de la National Association of Science Writers, que se concede al mejor escritor de divulgación científica de menos de treinta años. Y su libro La cuchara menguante es posiblemente el más entretenido, erudito y mejor trenzado relato sobre la historia de la tabla periódica que se ha publicado jamás (de nuevo con permiso de Hugh Aldersey-Williams).

Pero si muchos quedamos deslumbrados por las capacidades de Kean en el ámbito de la química, pocos sospechábamos que Kean abordaría un nuevo libro desde una disciplina completamente distinta: la genética.

Kean, pues, se la juega y huye de la cátedra acomodaticia que se ha ganado a pulso. Se la juega y gana. No ha escrito el mejor libro de genética (es difícil, habiendo por ahí pesos pesados como Richard Dawkins, por ejemplo), pero sin duda es uno de los más refrescantes. Y además hace gala de la capacidad de interconexión endiablada de conocimientos que ya mostraba en La cuchara menguante.

Para acabar de convenceros (sobre todo a los que no conocéis a Sam Kean), aquí os dejo la atractiva sinopsis:

Paganini fue un violinista con un don tan grande que toda su vida tuvo que despejar los rumores de que había vendido su alma al diablo. Sin embargo, lo cierto es que su maestría tenía mucho que ver con su ADN, pues padecía un trastorno genético que lo había dotado de unos dedos monstruosamente flexibles, el conocido como pulgar del violinista.
¿Estuvo la raza humana a punto de extinguirse? ¿Puede la genética explicar el amor incondicional de una mujer por su gato? ¿Qué culpa tiene el ADN de que nazcan niños sin huellas dactilares o de que Kennedy tuviera un cutis bronceado? ¿Están los genes tras el talento de Einstein?

Editorial Ariel
ISBN: 978-84-344-0624-7
456 páginas

Sitio Oficial | Ficha en Planeta Libros

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios