El Primer Manifiesto Futurista: novedad y violencia

Sigue a Papelenblanco

F.T.Marinetti


Continuamos nuestro análisis del manifiesto fundacional de las Vanguardias, el primer Manifiesto Futurista, que estableció las bases de muchos de los movimientos posteriores.

LA NOVEDAD: ANIQUILACIÓN DEL PASADO.
Las corrientes revolucionarias de vanguardia están unidas por un propósito común: la renovación de modalidades artísticas institucionalizadas. Son los comienzos de un profundo cuestionamiento de los valores heredados y de una insurgencia contra una cultura anquilosada, que abren vías a una nueva sensibilidad.

Si el gran concepto romántico era el de originalidad, asociado a la imaginación (así lo estableció Kant), en la Vanguardia este concepto es suplantado por el de novedad. Para crear lo nuevo hay que romper, aniquilar lo anterior, en definitiva hay una idea que enarbola Marinetti: liquidación del pasado.

Y escuchando la oración extenuada del viejo canal y el crujir de huesos de los palacios moribundos decorados de verdín, de repente surgieron bajo nuestras ventanas los automóviles hambrientos.

Démonos como manjar a lo desconocido, no por desesperación, sino sencillamente para enriquecer las reservas insondables de lo absurdo.

¿Qué puede encontrarse en un cuadro antiguo más que la contorsión penosa del artista esforzándose por romper las barreras infranqueables de su deseo de expresar su sueño íntegro? Admirar un cuadro antiguo es verter nuestra sensibilidad en una urna funeraria, en lugar de lanzarla hacia adelante con ademán violento de creación y acción.

Al fin la Mitología y el Ideal místico han sido superados.

Como veremos más adelante, este ataque al pasado es la base sobre la que se sustentan las ideas retórico-poéticas reflejadas en el Manifiesto técnico de la literatura futurista. En relación a ese deseo de renovación situamos el antiacademicismo que propugan los futuristas.

VIOLENCIA.
Junto a la exaltación de las máquinas, Marinetti exalta la lucha, la agresividad, la fuerza, la guerra, el militarismo, el patriotismo, la destrucción.

El Futurismo interpreta la modernidad de forma imperialista y militarista: en Italia este movimiento mantiene una dependencia ideológica con el fascismo. Vemos cómo relaciona el movimiento fascista a la pretensión de novedad en el manifiesto La Cinematografía (1938):

Para favorecer literaria y artísticamente a la Revolución Fascista y al Imperio fundado por el intrépido genio político de Benito Mussolini hay que combatir cualquier intento de retorno o de estancamiento en la poesía y en las artes.

Todo el Primer Manifiesto futurista está impreganado de un tono brusco, incrementado por la rapidez del discurso, por sus múltiples enumeraciones y por las asociaciones que su impactante vocabulario puede crear.

...íbamos apalstando contra el umbral de las casas a los perros guardianes, que quedaban estrujados bajo nuestros neumáticos quemantes como cortafuegos.

Los elementos esenciales de nuestra poética serán el valor, la audacia y la rebelión. (punto 2)

...pretendemos exaltar el movimiento agresivo, el insomnio febril, el paso gimnástico, el salto peligroso, el puñetazo y la bofetada. (punto 3)

Queremos glorificar la guerra -única higiene del mundo- , el militarismo, la acción destructora de los anarquistas, las hermosas ideas que matan y el desprecio a la mujer. (punto 9)

Cantaremos a la vibración nocturna d elos arsenales y las minas bajo sus violentas lunas eléctricas, o las glotonas estaciones que se tragan serpientes fumadoras.

...nuestro corazón no siente la menor fatiga, porque se ha alimentado de fuego, de odio y de velocidad…

En definitiva, y en un tono que siempre me ha parecido genialmente brusco e impactante, muy similar al logrado en la Canción del automóvil, Marinetti se jacta de haber lanzado el manifiesto fundacional del Futurismo impregnado de violencia arrebatadora e incendiaria.

Con la misma violencia adoran la novedad, la velocidad y la modernidad que desprecian el pasado y el academicismo como veremos.

Más información | Primer Manifiesto Futurista
En Papel en Blanco | El nacimiento de la Vanguardia: el Futurismo, El Primer Manifiesto Futurista: la velocidad y la modernidad

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario