Notas de suicidio de escritores (II)

Sigue a Papelenblanco

notas de suicidio

Seguimos con el repaso a algunas notas de suicidio que iniciamos en el anterior post. En esta ocasión tenemos las últimas palabras de autores como Robert E. Howard, Virginia Woolf o Hunter S. Thompson.

Robert E. Howard

Robert E. Howard
Todos se han ido, todo está hecho,
así que ponedme en la pira.
La fiesta ha terminado
y las luces se han consumado.
El creador de Conan y gran amigo de H.P. Lovecraft era una persona insegura y poco social. Cuando recibió la noticia de que su enferma madre no se recuperaría de su enfermedad, se suicidó disparándose dentro de su coche. Anteriormente había declarado por escrito a August Derleth: “Para los ancianos la muerte es inevitable, sin embargo a menudo siento que es un tragedia mayor que la muerte de un joven. No quiero vivir para conocer la vejez. Quiero morir cuando llegue mi tiempo, rápida y súbitamente, en el punto más alto de mis fuerzas.” Su nota de suicidio es parte de un poema de Viola Garvin, que se convirtió también en su epitafio.

Abbie Hoffman

Abbie Hoffman
Es demasiado tarde. No podemos ganar, se han vuelto demasiado poderosos.
Abbie Hoffman fue un escritor e icono de la contracultura en los años sesenta del pasado siglo. Se hizo conocido por el rechazo a las grandes corporaciones norteamericanas. Se suicidó el mismo día en que George Bush padre se hizo con la presidencia de Estados Unidos.

Virginia Woolf

Viriginia Woolf
Querido:
Estoy segura de que me estoy volviendo loca otra vez. Creo que no puedo pasar por otra de esas espantosas temporadas. Esta vez no voy a recuperarme. Empiezo a oír voces y no puedo concentrarme. Así que estoy haciendo lo que me parece mejor. Me has dado la mayor felicidad posible. Has sido en todos los aspectos todo lo que se puede ser. No creo que dos personas puedan haber sido más felices hasta que esta terrible enfermedad apareció. No puedo luchar más. Sé que estoy destrozando tu vida, que sin mí podrías trabajar. Y sé que lo harás. Verás que ni siquiera puedo escribir esto adecuadamente. No puedo leer. Lo que quiero decir es que te debo toda la felicidad de mi vida. Has sido totalmente paciente conmigo e increíblemente bueno. Quiero decirte que… Todo el mundo lo sabe. Si alguien pudiera haberme salvado, habrías sido tú. No me queda nada excepto la certeza de tu bondad. No puedo seguir destrozando tu vida por más tiempo. No creo que dos personas pudieran haber sido más felices de lo que lo hemos sido nosotros.
La conocida escritora Virginia Woolf escribió esta carta dirigida a su marido poco antes de terminar con su vida ahogándose en un río. Tenía 59 años.

Emilio Salgari

Emilio Salgari
Vencido por todo tipo de desgracias, reducido a miseria a pesar del enorme trabajo, con mi mujer loca en el hospital, a la que no puedo pagar sus gastos, me quito la vida. Tengo muchos admiradores en Europa y América. Les pido señores directores, que abran una suscripción para sacar de la miseria a mis cuatro hijos y pagar los gastos de mi mujer mientras esté en el hospital. Debería haber tenido otra situación y suerte, debido a mi nombre. Estoy seguro que ustedes, señores directores, ayudarán a mis desgraciados hijos y a mi mujer. Con las gracias más sentidas, me despido
El conocido autor de Sandokán terminó su vida en una lamentable situación económica. Las penurias le llevan a quitarse la vida. Dejó tres notas de suicidio: ésta, dirigida a los periódicos; otra para sus hijos y otra para sus editores.

Hunter S. Thompson

Hunter S Thompson
No más juegos. No más bombas. Ya no andaré más. Ya no habrá más alegrías. Ya no nadaré. 67. Eso son diecisiete años más que cincuenta. Diecisiete más de los que necesitaba o quería. Qué aburrido. Siempre me estoy quejando. No hay alegría. Para nadie. 67. Te estás volviendo avaricioso. Actúa como alguien de tu edad. Relájate. Esto no va a doler.
El creador del periodismo gonzo y en cuya vida se basó la película ‘Miedo y asco en Las Vegas’ se suicidó con una pistola. Circulan historias conspiratorias sobre un posible asesinato por unas investigaciones sobre la verdad del 11-S.

Fuente | ‘El libro de los finales’, de Albert Angelo (Ed. El Aleph)
En Papel en Blanco | Notas de suicidio de escritores (I)
Últimas palabras: epitafios curiosos de escritores (I) y Últimas palabras: epitafios curiosos de escritores (II)
Y se te ha interesado:
Últimas palabras de famosos escritores (I)
Últimas palabras de famosos escritores (II)
Últimas palabras de famosos escritores (y III)

Deja un comentario

Ordenar por:

4 comentarios