'Los caminantes', de Carlos Sisí

Síguenos

Portada Los caminantes

Tengo que confesar que hace ya al menos un par de semanas que terminé de leer Los caminantes de Carlos Sisí, pero la falta de tiempo me ha hecho imposible dedicarle el tiempo que querría a la reseña. Hacía bastante que el libro rondaba por casa y por una cosa o por otra no me decidía a empezarlo, y mira que le tenía ganas… Eso sí, os aseguro que lo he disfrutado mucho, y eso que no es el tipo de lectura que elijo normalmente.

‘Los caminantes’ entra dentro de la vorágine zombie que ha asolado este año las editoriales, pero va un paso más allá. Supone un cambio drástico para los lectores del género, acostumbrados a tanta historia con muertos vivientes al otro lado del charco, ir paseando tranquilamente por una ciudad española y encontrarse de pronto con una horda de zombies. No es fácil, no. Tu ciudad natal, las personas a las que quieres, ese trabajo que odias pero te permite pagar el alquiler, todo eso, normal como la vida misma, se diluye de repente en un mar de sangre y violencia.

Desde el comienzo del Apocalipsis hasta la supervivencia feroz de un grupo de desconocidos, ‘Los caminantes’ nos traslada a un mundo en el que todo lo que amamos ha desaparecido y la esperanza se resquebraja un poco cada día. Una espiral de horror y violencia en una lucha en la que la palabra muerte ha perdido todo su significado. Y sin embargo, observamos con sorpresa que el mayor peligro no reside en los caminantes, seres desgraciados a los que una vez amaste y que se mueven por impulsos feroces, sino en un ser enajenado que se erige en verdugo de Dios.

Ex–presidiarios con un pasado más que turbio, chicas anodinas que se convierten en auténticas máquinas de matar, un líder nato y generoso, un médico combatiente e incansable, hordas de zombies que se mueren por hincarte el diente, y, sobre todo, la figura del inquietante Padre Isidro, capaz de moverse entre los muertos como si fuera uno de ellos, cegado por lo que él cree que es la cólera de Dios. Una novela impactante, que mantiene el pulso, tensa como cables de acero y a la vez esperanzadora. Una gozada para los amantes del género.

Carlos Sisí nació en Madrid, aunque ahora vive en Calahonda. Amplio conocedor de la ciudad de Málaga, donde está ambientada esta novela, nos lleva por sus calles como si hubiéramos nacido allí. Yo sólo he estado un par de veces en Málaga, en casa de amigas, lo suficiente como para que me sonaran las calles, y es de agradecer que por fin el terror pise suelo patrio. Dedicado a una empresa de soluciones de internet, su pasión por el tema le llevó a concebir esta historia.

De entrada, la portada ya se las trae. Tras ver esto, pocas dudas te pueden quedar de su contenido. Yo no soy muy dada a las imágenes violentas, y, fijaos que cosas, me mareo con las escenas gore. La casquería no está hecha para mí, qué se le va a hacer. Y sin embargo, ‘Los caminantes’ me enganchó. Porque no es un sinfín de escenas cruentas, sino que, con un ritmo cinematográfico y unos personajes bien definidos, la historia te engancha más allá del horror. Fácilmente impresionable como soy, os tengo que confesar que las primeras noches tuve incluso pesadillas pobladas de zombies. De mis pesadillas en alta definición y dolby digital ya os hablaré en otra ocasión. Por ahora, recomendaros ‘Los caminantes’, tanto si sois seguidores de la temática zombie como si queréis un libro para iniciaros en el tema. No os defraudará.

Por mi parte, ya tengo algún que otro libro de este tema esperando a que me lo lea, entre ellos la Antología Z, que ya sabéis lo que me gustan a mí los libros de relatos. Por cierto, aprovecho para recordaros que sigue abierta la convocatoria para la segunda antología. A ver si os acabo leyendo a vosotros…

– ¿Has estado alguna vez en el cementerio?- preguntó con voz queda.

- No… no se me ocurriría, tal y como están las cosas.

- Yo sí- dijo-. Ve algún día, si sacas cojones. Ve y agudiza el oído y túmbate sobre una de esas losas y escucha…

- ¿Qué quieres decir?

- Algunos están vivos. En sus tumbas. Ahí abajo. Algunos están vivos.


Dolmen Editorial
272 páginas
ISBN: 9788493599393
16’95 euros

Más información | Ficha en Dolmen Editorial
Papel en Blanco | ‘Apocalipsis Island’ de Vicente García: los zombis llegan a Mallorca

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

17 comentarios