Sigue a

Los Juegos del Hambre

Cuando el pasado mes de abril se estrenó en España ‘Los Juegos del Hambre‘, poco o nada sabía de ello. Me sonaba que era la última gran saga de literatura juvenil, pero en mi costumbre de recelar de todo best-seller de este tipo no me había acercado a ello. El caso es que la película me gustó, bastante más de lo que pensaba y me dije a mi mismo que antes de que llegara ‘En llamas’, la segunda parte, tendría que leer la trilogía completa escrita por Suzanne Collins.

Así pues, con ese propósito me dispuse a leer ‘Los Juegos del Hambre’ (‘The Hunger Games’), editado en España por Editorial Molino (una de esas editoriales de las que no había vuelto a leer nada desde que era pequeño). Suzanne Collins nos presenta un libro de aventura situada en un futuro distópico.

Nos encontramos en Panem, en lo que ahora conocemos como Norteamérica. El gobierno totalitario sofocó una rebelión hace décadas, lo que hizo que se proclamara el tratado de Traición. No solo el Capitolio se alzaba victoriosa sino que, además, como castigo obliga a cada uno de los trece distritos de Panem (más bien doce, ya que el decimotercero fue aniquilado hace años) a entregar a dos tributos, un chico y una chica de entre 12 y 18 años para que participen en Los Juegos del Hambre, un espectáculo televisivo sangriento en los que estos tributos luchan a vida o muerte hasta que solo quede uno, el ganador.

El libro está contado desde el punto de vista (además en primera persona del presente) de Katniss Averdeen, una joven del Distrito 12 y familia humilde que ha trabajado duramente toda su vida para proporcionar sustento a su familia de manera no lícita, ya que se dedica a la caza furtiva. Cuando llega el momento de la cosecha resulta que sale elegida su hermana pequeña ante lo cual decide presentarse voluntaria para participar en los septuagésimos cuartos Juegos del Hambre.

Así partirá hacia el Capitolio junto con Peeta, el hijo del pastelero de la Veta y el equipo de asesores: Haymitch, alcohólico ganador de los Juegos del Hambre décadas atrás; la extravagante Effie, supervisora de los tributos del Distrito 12; o el equipo de estilistas de Katniss, comandado por Cinna. A lo largo de los días y las páginas Katniss ahondará en los entresijos del Capitolio, su relación con los subyugados distritos y cómo funcionan Los Juegos del Hambre.

La distopía “ignorada”

Con ‘Los Juegos del Hambre’, y sospecho que con los siguientes dos títulos de la saga, tengo un problema muy serio. Lo que más suele distinguir a una historia de otra suele ser el género en el que se enclavan, ya que hay que jugar bajo esas reglas y desarrollar la historia teniendo en cuenta de qué estamos tratando. O al menos eso es lo que creo que me debe aportar una historia. Tenemos una historia más o menos atractiva de aventuras pero que ignora casi por completo que estamos hablando de una distopía.

Sí, se habla del Capitolio, los distritos y se nos cuenta que estamos en una sociedad distópica donde unos pocos poderosos subyugan al resto de la población y encima son lo suficientemente sádicos de obligar a cada territorio a entregar a dos jóvenes y obligarlos a ver cómo se matan en directo a través de la televisión. Pero Suzanne Collins no explora en absoluto los entresijos de esta distopía, ni tampoco cómo se refleja esto en nuestra sociedad, base fundamental del género.

Sí, se ven pinceladas… todas desde la óptica de Katniss, habitante de uno de los distritos más humildes y castigados por el Capitolio. Pero estas pinceladas son insuficientes para hacernos una buena idea de como es Panem y por qué se hace lo que se hace más allá de “hubo una rebelión y desde entonces estamos fastidiados”.

Por lo demás hay que decir que ‘Los Juegos del Hambre‘ es buen libro. Una buena historia de aventura, con toque de romance teen (o algo así) escrito desde una perspectiva fría. Fría por que Katniss es prácticamente como un témpano, pero aún así logré conectar con esta chica al punto de entender sus motivos y decisiones (cosa que no me pasaba con la película). Además el estilo de Suzanne Collins es muy claro, haciendo como si lo que leyéramos fuera una crónica oral que relata la propia protagonista, dando un ritmo de lectura bastante veloz.

A pesar de que creo que literariamente hablando ‘Los Juegos del Hambre’ no son una gran obra, es una novela entretenida, interesante y que sabe muy bien captar la atención del lector.

Los Juegos del Hambre
Suzanne Collins
ISBN: 9788427202122
Ediciones Molino (RBA)

PD. En cuanto tenga leído ‘En llamas’ vuelvo a la carga.

En Papel En Blanco | Tráiler de Los Juegos del Hambre

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios