Los 5 cuentos infantiles que inspiraron 5 trastornos psicológicos (I)

Síguenos

Los cuentos infantiles clásicos son más adultos de lo que parecen.

Hasta el punto de que han servido a médicos y psiquiatras para denominar una serie de patologías que a todos nos resultan ya familiares en el mundo adulto, como el síndrome de Peter Pan (los patológicamente inmaduros), el complejo de Bambi (ser demasiado sentimental o compasivo con la vida silvestre y los animales salvajes), el complejo de Cenicienta (las muy dependientes de los hombres con fines emocionales o financieros), el síndrome de la Bella Durmiente (quienes sufren períodos de sueño excesivo y alteraciones del comportamiento) o el síndrome de Rapunzel (enfermedad intestinal de quienes comen pelo, un trastorno conocido como tricofagia). Y bueno, los que mienten mucho sufren el efecto Pinocho: una inflamación ligera de la nariz que provoca picor.

Vamos a exploraros un poco más a fondo.

  • 1. El síndrome de Peter Pan: No es un síndrome reconocido oficialmente por la Organización Mundial de la Salud, pero algunos estudios han demostrado que existe. Es más frecuente en hombres que en mujeres (que pueden sufrir de “Síndrome de Wendy”, es decir, que actúan como madres de sus parejas y otros).

Peter Pan es el nombre de un personaje ficticio creado por el escritor escocés James Matthew Barrie para una obra de teatro llevada a cabo en Londres el 27 de diciembre de 1904. Desde entonces, el personaje ha protagonizado toda clase de adaptaciones. Una de la más célebres, a la vez que fallidas, es la realizada por Steven Spielberg para el cine. Hook fue una adaptación muy libre de “Peter Pan” que realizó Steven Spielberg y que contó con la participación de Robin Williams (Peter Pan), Dustin Hoffman (capitán Garfio) y de Julia Roberts (Campanilla). La premisa es que Peter ya es mayor y trabaja en la gran ciudad: por alguna razón ha olvidado lo que es ser niño, ser peterpanesco. Sin embargo, a pesar del elenco, la película es considerada una de las peores de Spielberg.

* 2. El síndrome de la Bella Durmiente: lo sufren las que el síndrome Klene-Levin, un raro trastorno neurológico que se caracteriza por períodos de excesivo sueño y alteraciones del comportamiento. Algunos sólo se despiertan para comer o ir al baño.

La bella durmiente es un cuento de hadas popular europeo nacido de la tradición oral, las versiones más conocidas son las escritas por Charles Perrault en su libro Cuentos de Mamá Ganso publicado en 1697. Las canciones infantiles como las de Mamá Ganso, las cuales datan de los siglos XVII y XVIII, resultan ofensivas si las comparamos con los códigos morales que actualmente se inculcan a los niños (para que luego digan que se han perdido los valores). Un reciente artículo publicado en los Archives of Diseases of Childhood calculó los índices de violencia en diferentes géneros de entretenimiento infantil. Los programas de televisión tenían 4’8 escenas violentas cada hora; las canciones infantiles, 52’2.

En la siguiente entrega de este artículo, analizaremos tres trastornos más, así como un bonus track.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario