'Superman: Hijo Rojo', lo mejor de Mark Millar

Sigue a

Superman: Hijo Rojo

Aprovechando “un poco” el reciente estreno de ‘El Hombre de Acero‘, la nueva película de Superman, ECC ha impulsado un poco la publicación de buenas obras (o al menos obras interesantes) hechas con el personaje creado por Jerry Siegel y Joe Shuster. Entre ellas una de las que más destaca, sobre todo por temática, es ‘Superman: Hijo Rojo‘, toda una exploración al personaje pero con un leve cambio: ¿qué hubiera pasado si la nave en la que Superman llegó a la Tierra hubiera aterrizado doce horas antes? O, lo que es lo mismo… ¿qué hubiera pasado si en vez de en las cercanías de una granja familiar de Kansas se hubiera estrellado en una granja colectiva de la Ucrania soviética?

‘Superman: Hijo Rojo’ (Superman: Red Son) reúne los tres números que compusieron la miniserie original, perteneciente a la línea Elseworlds de DC, en la que diversos autores cuentan historias fuera de la continuidad principal. Explorando así realidades alternativas que hubieran cambiado cierto aspecto de sus personajes. Un grupo de historias algo irregular en conjunto pero que ha dado auténticas joyitas como por ejemplo el ‘Kingdom Come’ de Mark Waid o esta que nos compete, que cuenta con guión de Mark Millar y dibujo de Dave Johnson.

La historia comienza en los años cincuenta, en plena guerra fría, con los Estados Unidos recibiendo la noticia de que en la URSS tenían algo que les dejaba en bragas: un superhumano, un alienígena de otro planeta superpoderoso que se había criado en Ucrania y se había convertido en el arma secreta de Stalin. Alguien que inclinaba completamente la balanza en favor del comunismo. En Metropolis nos encontramos con Lex Luthor, el genio científico y esposo de Lois Lane que comienza a preparar armas para la destrucción de Superman.

Superman, que se convierte en la mano derecha de Stalin, tiene además sus propios enemigos en casa, incluyendo el hijo del líder y un revolucionado al que se conoce como Batman. Durante la extensión de Hijo Rojo veremos todos los esfuerzos del Hombre de Acero por llevar a todo el mundo la utopía socialista… ¿Todo? NO. En pocas décadas Estados Unidos se convierte en el único reducto del capitalismo. En el cómic veremos cómo el combate entre Luthor y Superman se desarrolla durante años tanto a nivel personal como a nivel político-social.

He de reconocer que tengo mis problemas con Mark Millar. Millar es un guionista al que le gusta llamar la atención con las premisas de sus cómics y es uno de los responsables de la nueva generación de héroes violentos que ha surgido en estos primeros años del siglo XXI. Entre sus hazañas están la dedicación de llevar al extremo a Los Vengadores en su versión “Ultimate” (en la cual está medio basada la película de Joss Whedon) y también continuó la estela dejada por Warren Ellis en ‘The Authority’ e inició la malsana costumbre de crear cómics con sus derechos ya vendidos a Hollywood. Costumbre iniciada a raíz de ‘Kick-Ass’ cuya película se rodó en paralelo a la producción del cómic.

Así, hay dos maneras de leer ‘Superman: Hijo Rojo’: la primera es sin conocer la trayectoria del autor, y la segunda es conociéndola. Afortunadamente en 2003 Mark Millar no se había vuelto el “especulador” de ahora y tenía la capacidad de solventar la papeleta de presentar una premisa “trasgresora” como esta: ¿El adalid del modo de vida americano transformado en icono soviético? El cómic ya estaba “vendido”, habría que ver lo de dentro.

He leído ‘Superman: Hijo Rojo’ tres o cuatro veces, la primera cuando salió en España la primera edición de Norma hace casi diez años. Y la última aprovechando la edición de ECC. Y si ya el resultado me impresionaba entonces ahora lo hace todavía más. El dibujo de Dave Johnson es estupendo, detallado, con mucho cuidado a la hora de realizar los gestos y cuidar los iconos… y el guión de Mark Millar es, simplemente, uno de los mejores que ha firmado en toda su carrera.

Probablemente es la obra de Mark Millar que mejor ha envejecido de la época (la relectura de Authority y Ultimates, otras obras suyas de la época me dejan K.O.). En ‘Hijo Rojo’ realiza una exploración muy inteligente de la personalidad y mitología de Superman trasladándolo a otro ambiente radicalmente distinto, equilibrando además las implicaciones “político-sociales” con los ineludibles combates.

Para mí, si me preguntáis cual es la mejor obra de Mark Millar, probablemente ‘Superman: Hijo Rojo’ estaría entre mis candidatas. No solo con esa pregunta, sino también es una de las mejores obras hechas con Superman.

En Papel En Blanco | All Star Superman

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios