Sigue a

Corin Tellado

Acabo de leer la noticia y al replicarla acá en Papel en blanco lo hago todavía en un estado de sorpresa: ha muerto Corín Tellado. Jamás leí alguna de sus novelas pero creci rodeada de ellas. Las vendían en los quioscos, las leían las mujeres de servicio, las amas de casa, en las peluquerías. estaban por todos lados y fueron ellas las que iniciaron toda la serie de “novelas del corazón” harto conocidas que aún inundan el mercado editorial.

Las referencias a ella han pasado a ser parte del imaginario literario y cultural de la vida cotidiana hispanoamericana. Frases como “Lo tuyo es peor que una novela de Corín Tellado” dan cuenta de lo ampliamente conocida que era esta autora que parecía de mentira (al menos para mi), pero era de verdad y que vivía en Gijón. Vaya su obituario ahora con

Nació Viavélez (Asturias) en 1926 con el nombre de María del Socorro Tellado López. A poco de cumplir los 20 años publico su primera novela que llevó por título Atrevida apuesta. Desde entonces no paró de escribir hasta ahora y publicó en total unos 4.000 libros, muchos de ellos reeditados hasta 36 veces hasta alcanzar la suma de aproximadamente 400 millones de ejemplares.

Ya en los años 60 fue declarada como la escritora más leida del mundo luego de Miguel de Cervantes. Mario Vargas Llosa la llamó “la escribidora” pero ella nunca hizo caso a las opiniones de la crítica cultura y literaria y se definió a sí misma como una mujer de avanzada.

No soy romántica ni soñadora ni visionaria (...) pero alguien tenía que hacer novelas de amor y si las hice yo, eso que tienen por adelantado

Eso afirmó hace dos años cuando fue homenajeada por sus 60 años de vida literaria y la verdad es que no les falta razón a quienes resaltan el hecho de que Tellado escribió para las mujeres en una época de grandes y profundos cambios en la realidad social. En medio de las luchas por la liberación femenina, el acceso al trabajo, jornadas justas, igualdad de derechos políticos y el control de la natalidad, esta escritora asturiana se encargaba de recordar la existencia del amor, de las pasiones, de las convenciones sociales y de su pertienente (¿e inevitable?) ruptura.

Su carrera literaria comenzó de la mano de la editorial Bruguera quien contrató su primer libro pagándole 3.000 pesetas de aquella época y comprometiéndola a escribir una novela del mismo estilo cada mes. Escribió fotonovelas también y algunas de sus obras fueron llevadas al cine y, sin lugar a dudas, inspiraron la emergencia de las telenovelas en América Latina. Desde los años 60 también publicaba mensualmente en la revista Vanidades.

Su salud se vio quebrantada desde 1995 cuando tuvo que se sometida a diálisis regulares por un problema delicado en los riñones. Ello no impidió, sin embargo, que dejara de escribir con el mismo tesón. Al final de sus días dictaba sus escritos a una secretaria que se encargaba de editar y de enviar los textos a la revista. La muerte la encontró sin trabajos pendientes: su última colaboración fue entregada hace dos días y aparecerá en el próximo número de la revista femenina seguramente con el enunciado de “la última novela de Corín Tellado”.

Ha muerto Corín Tellado y su muerte nos coloca en la necesaria reflexión acerca de la literatura y su rol social. Quizás no es el momento de preguntarse cuán literaria era su obra de acuerdo a los cánones más tradicionales. De lo que no cabe duda es que fue una mujer que supo contar historias, que supo escuchar y representar el sentir y las necesidades de un público del cual la Gran Literatura no se ocupaba. ¿Mercantilismo? Vivió honestamente por hacer lo que le gustaba y lo que hacía mejor: escribir.

Vía | El Pais
Más información | La última novela de Corín Tellado
Más información | lne.es
Pagina oficial | Corín Tellado

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios