'El saltamontes verde' de Ana María Matute

Sigue a Papelenblanco

portada saltamontes verde

Hablar de Ana María Matute es hablar de una las voces más grandes de la literatura española. Su singularidad imaginativa, su amor por las palabras, su visión mágica de la realidad hacen de ella una de las autoras españolas vivas más grandes de nuestra historia literaria. Una maestra, en el más amplio sentido de la palabra.

Por esto mismo, cuando me enteré que Destino iba a reeditar todos sus cuentos en una colección ilustrada casi me muero de la emoción. En serio. Con lo que me gusta la Matute y con lo que me gustan los libros ilustrados. Estaba claro que no podía dejar pasar la oportunidad, y cuando por fin tuve en mis manos los dos primeros títulos de la colección, El saltamontes verde y Sólo un pie descalzo mis expectativas se vieron más que superadas.

Decidí empezar por ‘El saltamontes verde’. Curiosamente, en realidad es el título que ya había leído hace años, pero me apetecía volver a revivir la historia. De modo que bien acompañada por las ilustraciones de Albert Asensio me dejé llevar por la tierna historia de Yungo. Casi se me escapa una lagrimita mientras leía, os lo prometo.

Yungo es un muchacho muy especial. Siempre está solo, abstraído en sus pensamientos. No tiene voz, pero no es mudo. Su voz se la robaron hace tiempo y está seguro de que podrá recuperarla. De esta manera, acompañado por un saltamontes verde con una voz prodigiosa, Yungo comenzará la búsqueda de su voz robada, viviendo un sinfín de aventuras por el camino.

Se trata de un cuento corto, no tardaréis más de una hora en leerlo, pero la magia de Ana María Matute es poderosa. Su amor por los seres especiales, por los animales, su exquisito conocimiento del comportamiento humano hacen de este libro una lectura deliciosa, para niños, para padres y para cualquiera que quiera disfrutar de la buena literatura. Matute siempre tiene un halo de tristeza que me enternece, que me hace quererla aún más…

Nacida en Barcelona en 1926, Ana María Matute es una de las mejores autoras que tiene este país. Pocos autores consiguen como ella destilar tanta magia con las palabras, enamorar por igual a niños y adultos. Sus cuentos nos han acompañado durante nuestra infancia y sus historias para adultos nos devuelven la fe en la fantasía más amplia. Títulos como ‘Sólo un pie descalzo’, Olvidado Rey Gudú o La torre vigía son buena muestra de ello. Ganadora de innumerables premios, entre ellos los más importantes de nuestro país, en 2010 consiguió (¡por fin!) el Premio Cervantes. Un reconocimiento más que merecido a su prodigiosa imaginación.

Imposible pues no quedar enamorada de esta colección. Las ilustraciones de Asensio son hermosas y acompañan al texto a la perfección, consiguiendo hacer de estos títulos un objeto de coleccionista. Además, los chicos de Destino son muy buenas personas y tienen planeado editar todos sus cuentos, también ilustrados, a lo largo de este año, de modo que me oiréis hablar de ellos. Os lo prometo.

A primera vista, Yungo parecía un niño como los demás, pero los muchachos dejaban pronto de jugar con él, y las gentes no solían hablarle ni pedirle nunca nada. Y es que Yungo no tenía voz.

Hubo un tiempo en que, lo días de mercado, la granjera lo comentó con otras mujeres del pueblo:

- Este muchacho perdió su voz. Alguien se la robó al tercer día de nacer. En algún lugar estará, pero ¡quién sabe cómo ir a buscarla!

Destino
Colección: Áncora & Delfin
ISBN: 978-84-233-4629-5
144 páginas
12,95 euros

Más información | Ficha en Destino
En Papel en Blanco | Ana María Matute, merecidísima ganadora del Premio Cervantes 2010

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario