Compartir
Publicidad
'Estación Once', de Emily St. John Mandel
Reseñas

'Estación Once', de Emily St. John Mandel

Publicidad
Publicidad

Ya sabéis que en lo que a ciencia ficción y fantasía se refiere, suelo dejarme llevar por historias que sean lo más realistas posible, así que cuando escuché hablar de Estación Once, de Emily St. John Mandel y su propuesta de un virus mortal que acaba con la civilización tal y como la conocemos, no pude resistirme. ¿El resultado? Sencillamente alucinante. Esperaba mucho, pero me he encontrado con más.

No obstante, estamos ante un título que ha ganado el Premio Arthur C. Clark 2015 y que ha sido finalista del National Book Award y PEN/Faulkner Award. Vamos, que estamos ante un título potente. Tanto es así, que con lo poquito que llevamos de 2016, ya os digo que será difícil que no se encuentre en mi futura lista de los mejores libros que he leído en este año que estamos pasando. Veamos de qué va...

Un repentino virus mortal, llamado gripe de Georgia, acaba con la vida que todos conocemos y nos deja en un nuevo escenario donde no existe Internet, la gasolina o la electricidad. Las ciudades y pueblos también desaparecen, y sólo quedan pequeños asentamientos donde viven los pocos supervivientes de la tragedia. Unos asentamientos muy hostiles ante la más mínima amenaza.

En este cruel panorama, acompañamos a un pequeño grupo de actores y músicos que se resisten a perder toda la humanidad. Se llaman la Sinfonía Viajera y van de asentamiento en asentamiento actuando y haciendo espectáculos que nada tienen que ver con lo que nos podría venir a la mente. No tardarán mucho en verse amenazados por un siniestro y enigmático profeta que se cruza en su camino...

Estaciononce2

Con estos ingredientes Emily ha conseguido una novela perfecta que nos asombra desde la primera página. El libro comienza de una manera contundente, y ya nos prepara para lo que vamos a leer. Nada menos que comienza con la muerte en el escenario de un actor justo antes de que empiece la epidemia. Y la sorpresa sigue, ya que mi impresión era que el libro empezaría ya después del virus, pero para nada, saltaremos en el tiempo antes del virus y en distintos momentos posteriores.

Justo eso, los saltos en el tiempo, es uno de los puntos fuertes de 'Estación Once', ya que la autora consigue que en ningún momento afecte a la historia y lo que hace es que entendamos mejor a ciertos personajes y qué es lo que ha pasado con la civilización conocida. Conoceremos en profundidad a los protagonistas y caeremos rendidos ante un ritmo trepidante sin perder calidad literaria.

St. John Mandel consigue meternos de lleno en la historia, y sufrimos con los protagonista en todo momento. Como os decía al principio, me encantan las historias de ciencia ficción realistas, y en esta nos planteamos realmente qué pasaría si nos sacudiesen la vida tan acomodada que llevamos. ¿Qué ocurriría si perdiéramos tantas cosas que vemos como normales en nuestro día a día? Sus descripciones, la situaciones que narra, todo está perfectamente estructurado para que sintamos ese desasosiego.

Me ha llamado mucho la atención, y sin ser el centro de la historia, el retrato que hace de la vida de un actor famoso, encarnado aquí por el personaje de Arthur Leander, el mundo de los paparazzis y como se lleva una vida siendo muy conocido. Por supuesto, desvelaros muchos más detalles de esta novela sería un crimen, ya que se disfruta a cada página y con cada nuevo capítulo y hasta el final.

Un final en absoluta y perfecta concordancia con lo que estamos leyendo y con el tono empleado por la autora. Y es que, lo dicho, la estructura narrativa, el dibujo de los personajes, el ritmo y la historia son realmente brillantes. Cada personaje tiene su importancia en estas páginas, pero sin duda resalta Kirsten Raymonde, una joven que ha tenido que luchar y sobrevivir desde que era pequeñita. En ella recae mucho del peso de 'Estación Once' y por supuesto tiene una importancia capital.

Poco más os debo decir, que poder, podría estar hablando horas de este libro. De hecho, me deja cierto sabor agridulce esta reseña, porque tiene tanto bueno 'Estación Once' que es complicado poner algo por encima del resto. Obviamente, sólo me queda recomendarlo encarecidamente, para que paséis un rato de lectura de tanto disfrute como el que yo he pasado. Y por mi parte, Emily St. John Mandel queda apuntada en mi lista de autores a tener muy en cuenta. ¡Genial libro!

Un hombre con traje había entrado por la derecha del escenario y hablaba aceleradamente con los sanitarios, que estaban sujetando a Arthur con correas a la camilla. Uno de ellos se encogió de hombros y apartó la manta para colocar una mascarilla de oxígeno sobre la cara del actor. Jeevan se dio cuenta de que iban a hacer esa farsa pensando en la familia de Arhur, para que no se enteraran de su muerte por las noticias de la noche. Le conmovió que demostraran tanto tacto.

Kailas Editorial
Colección: Ficción
344 páginas
ISBN: 978-84-16023-85-1
Traducción: Puerto Barruetabeña 17,95 euros

Más información | Kailas Editorial

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos