Síguenos

Portada de 'Intemperie'

Os podéis ir preparando, porque hoy os traigo uno de los mejores libros de este año 2013, y sí, ya sé que sólo estamos acabando enero, pero muy buen año literario tendría que ser este para que no estuviera al final entre los mejores. Y es que Intemperie de Jesús Carrasco es pura Literatura, así en mayúsculas, porque representa todo lo que un buen libro debe tener, con una trama y unos personajes perfectamente definidos en una historia dura, terrible y conmovedora.

Pero empecemos por el principio, contando cómo llegué a este libro. Pues bien, ya había despertado mi atención antes de que saliera, al verlo en la página de Planeta, así que cuando me surgió la oportunidad de leerlo en primicia y antes de que llegara a las librerías, no lo dudé un segundo. He de reconocer que comentarios como “Tiene alma de clásico” o comparaciones con autores como Miguel Delibes o Cormac McCarthy (por cierto, entendibles después de leerlo) acrecentaron aún más mi intriga, si bien no suelo dejarme llevar por ese tipo de frases. ¿Qué se escondía detrás de ese título? ¿Exageraban al hablar de éxito internacional incluso antes de salir a la venta en España? Bueno, pues ya os digo que con leer un par de páginas pude ir respondiendo a estas cuestiones.

Salta a la vista cuando empezamos a leerlo que estamos ante un título especial, un libro de esos que dentro de unos años seguirás recomendando a tus amigos. Pero me voy a dejar de alabanzas sin sentido y voy a empezar por contaros de qué trata este genial ‘Intemperie’. Estamos metidos en un agujero siguiendo los pasos de un niño que ha escapado de casa, nada se sabe de los motivos ni de nada más. Sólo compartimos ese escondrijo mientras que intenta no ser descubierto por los vecinos del pueblo que le buscan. Cuando el peligro pasa, sale a una inmensa y desértica llanura que tendrá que atravesar si quiere seguir con su plan de huida.

En su duro y penoso camino, se topará con un viejo cabrero que, aunque parco en palabras, es al menos una compañía con la que seguir una travesía que no sabe muy bien dónde le llevará. Sobra decir que serán muchas las dificultades que atraviesen, empezando por el clima, en una zona donde hace mucho que el agua escasea y cada gota es ansiada como oro puro. El niño tendrá que tomar decisiones en las que nosotros dudaríamos seguro, y deberá enfrentarse a una violencia cruda y silenciosa que subyace en cada rincón.

Sabéis que no me gusta desvelar mucho de los libros que leo, porque no hay nada mejor que ir descubriéndolo uno mismo. Pero si eso es una norma no escrita para mí, en este caso sería casi un delito privaros de la emoción que embarga al pasar cada una de las páginas de ‘Intemperie’.

Lo que sí puedo deciros es que sorprende tanto la historia como la forma de contarla, que es sencillamente prodigiosa, y es que Jesús Carrasco nos deja con la sensación de tener las ideas muy claras, dominando en todo momento la narración y dándonos sin estridencias las dosis justas de todo. Está escrito como si fuera en una única marcha, no hay altos ni bajos, sino que ‘Intemperie’ se mantiene en un perfecto estado lineal. Lo que no significa que no tenga momentos de máxima tensión y que nos haga sentir un desasosiego casi continuo.

Igualmente digno de alabar es que todo esto que os estoy diciendo lo consigue con apenas cuatro personajes, a los que ni siquiera da nombres, y con muy poquitos y breves diálogos. Otro punto a tener muy en cuenta es el lenguaje utilizado, tema que ya trajo aquí mi compañero Sergio hace unos días, y es que hay que reconocer que el estilo de Carrasco es muy personal, peculiar si se quiere, haciendo uso de palabras que no están ni mucho menos en nuestro vocabulario habitual. Pero ojo, porque esto no impide que pueda seguirse la lectura sin mayores problemas, y en todo momento tenemos la sensación de estar leyendo algo realmente bueno.

Así pues, ya sólo me queda recomendaros la lectura de ‘Intemperie’, porque sencillamente se me antoja imprescindible en estos tiempos. Mucho y muy bien se está hablando en estos días de Jesús y su novela, y os puedo asegurar que no hay nada exagerado en lo que se dice. Estamos ante un libro excelente, de los que llegan pocos a nuestras manos, y sólo el tiempo confirmará si se convierte en un clásico o no. De momento, Jesús se ha puesto el listón muy alto, eso esí.

Ya os avisaba al principio, no os vayáis a extrañar cuando este título aparezca en mi lista de lo mejor de 2013, porque sencillamente, si no estuviera estaríamos ante un año insólito de buenísimas lecturas. Lo dicho, no os lo podéis perder, pero os recomiendo que dejéis que os llame, que no es libro para empezar a leer así como así. Se merece toda nuestra atención. Impresionante obra.

El cielo era de un azul oscurísimo. Las estrellas en lo alto parecían incrustadas en una esfera transparente. Delante de él, el llano se sacudía el sufrimiento que el sol le había causado durante el día, desprendiendo un olor a tierra quemada y pasto seco. Un mochuelo blanco pasó por encima de su cabeza y se perdió entre las copas de los olivos. Pensó que se encontraba en el lugar más alejado del pueblo en el que había estado en toda su vida. Lo que se extendía frente a las plantas de sus pies era para él, sencillamente, tierra incógnita.

Seix Barral
Colección: Biblioteca Breve
224 páginas
ISBN: 978-84-322-1472-1
16,50 euros

Más información | Ficha en Planeta de Libros

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

12 comentarios