Compartir
Publicidad
Publicidad
'La casa de las miniaturas' de Jessie Burton
Reseñas

'La casa de las miniaturas' de Jessie Burton

Publicidad
Publicidad

Desde que se publicó en España La casa de las miniaturas de Jessie Burton me lo están recomendando. Primero un amigo, luego una amiga, después una compañera de trabajo... Vamos, que se estaba haciendo imprescindible que lo leyera. Y sí, ahora entiendo por qué todo el mundo me estaba incitando a leerlo, y ahora me toca a mí hacer lo mismo con vosotros.

Estamos en Amsterdam en 1686. Nella es una hermosa joven recién llegada del campo para comenzar a vivir con su flamante nuevo esposo, Johannes Brandt, un acaudalado y maduro comerciante. Será la señora de una soberbia casa en la zona más pudiente de la ciudad, pero el frío recibimiento que recibe por parte de su nueva familia pronto la sume en la desilusión.

No sólo su marido está ausente y no le hace caso, también su cuñada Marin muestra el más absoluto desprecio hacia ella. Los criados Cornelia y Otto, un hombre negro que suscita todo tipo de comentarios en la ciudad, componen su nuevo mundo. Sin embargo, Johannes le hará un regalo extraordinario: una casa en miniatura, que Nella se dedicará a amueblar y que, sin saberlo, destapará todos los secretos que esconden los habitantes de la casa.

Jessie Burton monta pieza a pieza una historia extraordinaria. Con un ligero toque fantástico, encarnado por la misteriosa miniaturista, 'La casa de las miniaturas' nos lleva hasta el Amsterdam del siglo XVII, pero lo que podemos ver es un fiel reflejo de nuestras preocupaciones más actuales. Sexo, homosexualidad, racismo, diferencias de clases... Todo esto aparece retratado en la historia de manera vertiginosa, pasando de un secreto a otro, de un problema a otro, hasta llegar a un final despiadado.

Lo curioso de esta novela es que la casa de Petronella Oortman existe realmente y puede visitarse en el Rijksmuseum. Por supuesto, toda la historia que Burton ha construido a su alrededor es ficción pura y dura, pero si tenéis curiosidad podéis buscar fotos de la casa y comprobar que es absolutamente impresionante. Vamos, que no he estado nunca en Amsterdam, y está en la lista de mis próximos viajes, y ya os digo que me pasaré por allí para verla (entre otras muchas cosas, claro).

Jessie Burton, nacida en Londres, se enamoró de ella cuando visitó el museo, y pronto empezó a urdir una trama alrededor de esta bellísima (y carísima) casa de miniatura. Aunque no lo parezca,es su primera novela, y con ella ya ha conquistado a millones de lectores en toda Europa, como bien demuestran mis amigos y conocidos. Una curiosidad: la autora vivió un tiempo en Chiclana, muy cerquita de mi ciudad, y la verdad es que me ha hecho bastante gracia.

'La casa de las miniaturas' me ha fascinado, esa es la verdad. Sus personajes, todos ellos, son mucho más de lo que parecen a primera vista, y la rubia miniaturista sabe verlo y mostrárnoslo. Una novela adictiva y hermosa, una historia que te atrapa por sus detalles, exactamente igual que lo hace la casa en la que se inspira. Un inicio literario más que prometedor.

En el umbral de la casa del hombre con el que acaba de casarse, Nella Oortman levanta la aldaba en forma de delfín, la deja caer y se encoge, avergonzada, al oír el golpe sordo. No acude nadie, aunque la esperan. Se acordó la hora y se escribieron cartas; qué poco cuerpo tenía el papel de su madre en comparación con el de vitela de la residencia Brandt, tan caro. «No —se dice—, no es un gran recibimiento, teniendo en cuenta que la ceremonia del mes pasado ya se celebró en un abrir y cerrar de ojos, sin guirnaldas, sin copa de esponsales, sin lecho nupcial.» Nella deposita el pequeño baúl y la jaula en el umbral. Es consciente de que tendrá que adornar ese momento al escribir a los suyos, cuando haya encontrado la forma de subir, un cuarto, un escritorio.

Salamandra
Traducción: Carlos Mayor Ortega
ISBN: 978-84-9838-674-5
448 páginas
19 euros

Más información | Ficha en Salamandra

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad