Sigue a Papelenblanco

portada mujer de negro

Hace ya casi un mes que os hablé de La mujer de negro de Susan Hill, con motivo del estreno de la adaptación cinematográfica en nuestro país. Pues bien, tan sólo unos días más tarde el libro se venía a casa conmigo y tengo que confesaros que lo leí de un tirón. O casi, porque el primer capítulo lo devoré en la librería y tuvo buena parte de culpa de que me lo llevara…

Aún no he ido a ver la película, y digo esto porque he hablado con amigos y familiares sobre ello y hay bastantes cosas cambiadas, por lo que intentaré no revelar nada en un sentido o en otro. Yo ya no puedo evitarlo, porque mi hermana es una auténtica profesional contando spoilers, aunque en este caso no puedo reprocharle nada, ya que fui yo quién insistió en que me lo contara. En cualquier caso, son detalles que en si no interfieren en el espíritu de la historia, y así os lo voy a contar.

Arthur Kipps es un joven y ambicioso abogado que desea progresar en su negocio. Su jefe, poco a poco, va encomendándole tareas más complicadas y esta es una de ellas. Arthur deberá trasladarse hasta Crythin Gifford, un pequeño pueblecito rodeado de terribles marismas, para poner en orden los papeles de la recientemente fallecida señora Drablow. Lo que parece un encargo tedioso pero sencillo se convertirá en la peor pesadilla de su vida.

Durante el funeral de la señora Drablow, Kipps verá a una misteriosa mujer completamente vestida de negro y observará asombrado como cualquier mención a ella hace que los hombres más serenos enmudezcan de terror. No sólo eso, Arthur deberá pasar más tiempo del que querría en la casa de la anciana señora, una casa solitaria y fantasmagórica, aislada del resto del mundo y sólo accesible cuando baja la marea. Contará, sin embargo, con una inapreciable ayuda, la de la perra Spider, junto a la que se enfrentará a visiones que sólo nos parecen entretenidas en los libros…

Contado en primera persona, Susan Hill construye un perfecto cuento gótico. La premisa es sencilla: hombre de ciudad que viaja al interior y debe enfrentarse a lo sobrenatural. Una casa encantada, fantasmas que no pueden descansar en paz y un protagonista que quiere ser racional ante todo nos dan esta sencilla historia. Nada sobra y nada falta en esta pequeña historia.

Hill consigue algo admirable y es que leamos este libro como un auténtico relato victoriano. La ambientación es perfecta, los terrores son los de la época y nos demuestra, una vez más, que la premisa de menos es más sigue siendo perfectamente válida. No hacen falta grandes derramamientos de sangre, tan sólo una casa aislada, muchas habitaciones vacías y un único protagonista para que la cosa funcione. Y funciona, os lo prometo.

Susan Hill nació en 1942 en Scarborough, pero pronto se trasladó a Londres donde fue educada. ‘La mujer de negro’ es su obra más conocida, de la que se han realizado numerosas adaptaciones teatrales y ahora una película. Sin embargo, también es autora de una serie de libros protagonizada por el detective Simon Serrailler, además de numerosos relatos y novelas como La señora de Winter (que tengo muchas ganas de leer, por cierto) o Extraño encuentro. Aunque ya contaba con el apoyo de la crítica y de los lectores, sin duda la adaptación al cine de ‘La mujer de negro’ va a serle de mucha ayuda.

Como habéis adivinado, he disfrutado mucho con esta lectura. Ya sabéis que me gustan las historias de fantasmas, pero si son fantasmas victorianos es imposible que me resista. ‘La mujer de negro’ es un libro corto, casi un relato, y os digo por experiencia que se lee de un tirón. Una lectura recomendable, sin duda, y os puedo decir que ya me han pedido el libro algunos amigos para leerlo también, de tan entusiasmada como me han visto…

Fue la mujer la que se movió. Se deslizó detrás de la lápida, caminó pegada a las sombras del muro, atravesó una de las brechas y desapareció de mi vista.

En el instante mismo en el que desapareció, recuperé el aplomo, la capacidad de hablar y de moverme y el sentido del yo; me aclaré las ideas y, de inmediato, me enfadé, eso es, me enfadé con ella por las emociones que había despertado en mí y por hacerme sentir tanto miedo; la contrariedad me llevó a la decisión de seguirla, detenerla, hacerle algunas preguntas, recibir las respuestas que correspondía y llegar al fondo de la cuestión.

Edhasa
192 páginas
ISBN: 9788435010580
Traducción: Margarita Cavándoli
12,90 euros

Más información | Ficha en Edhasa
En Papel en Blanco | Harry Potter se enfrenta a ‘La mujer de negro’

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios