Compartir
Publicidad
Publicidad
'Mágico, sombrío, impenetrable' de Joyce Carol Oates
Reseñas

'Mágico, sombrío, impenetrable' de Joyce Carol Oates

Publicidad
Publicidad

Os hablé de Mágico, sombrío, impenetrable cuando salió a la venta, y lo cierto es que no tardé mucho en tenerlo en casa. Tenía muchas ganas de leer la nueva colección de relatos de Joyce Carol Oates, de introducirme de nuevo en su mundo poblado por gente que busca amor desesperadamente. Por supuesto, no me ha decepcionado, y es que todo lo que hace esta mujer suele encantarme.

'Mágico, sombrío, impenetrable' nos trae trece relatos. Trece historias tristes y conmovedoras, inquietantes y hermosas, con algún punto de humor cruel, real como la vida misma. Es increíble la facilidad que tiene esta autora para sumergirnos en las aparentemente normales vidas de sus personajes, vidas como las de cualquiera, y que resulten fascinantes.

Sus personajes se caracterizan por la búsqueda desesperada del amor, ya sea de sus parejas, de sus padres o de la sociedad. Quieren caer bien, ser divertidos, que alguien los ame sobre todas las cosas, y a menudo sus esfuerzos se pierden en un mar de sentimientos contradictorios. Es doloroso, y real, ver como sus personajes se enfrentan, finalmente, a su soledad.

En estas historias tenemos hombres infieles, mujeres enfermas, hijas que dependen de sus padres de una manera enfermiza, y, en general, un amplio catálogo de mujeres que dependen del amor y la aprobación externa, que se sacrifican por lo demás y que, en el fondo, siguen siendo igual de desgraciadas al final de todo. Con alguna honrosa excepción, claro.

Tenemos también a un chico que llevan a su abuela al hospital, y otro que nos hablan desde la tumba. Tenemos también al escritor Robert Frost, que resulta ser un hombre no demasiado simpático. Hombres de mediana edad que odian a sus vecinos demasiado ruidosos y hombres que, simplemente, están desapareciendo de las vidas de sus parejas.

No puedo nombrar favoritos, porque de esta mujer me gusta todo, todo, pero si tengo que hablar de Los payasos. Oates se marca aquí una inesperada historia de fantasmas, no sé si única en su producción, pero desde luego lo suficientemente inquietante como para preguntarte qué hubiera ocurrido si a esta mujer le hubiera dado por escribir terror. Yo estaría (aún más) encantada, eso está claro.

Joyce Carol Oates es siempre una apuesta segura, y en este caso no me ha decepcionado. No me canso de leer sus historias, aunque tengo que reconocer que después siempre me ataca la melancolía. En cualquier caso, es inevitable no sentirse atraída por estas vidas ajenas, tan diferentes, y a la vez tan iguales que las nuestras.

En el hospital viejo, los enfermos se escabullían para fumar al aire libre con su portasueros. Era algo que iba en contra de todas las normas, además de contra el sentido común, pero él había ayudado a uno de aquellos pacientes más de una vez.
En cierta ocasión, ella le había dicho:
—Buenas y no tan buenas noticias.
—¿Voy a saber reconocer cuál es cuál?
La enferma se había echado a reír. La risa se transformó en un ataque de tos. La bolsa de plástico con fluidos intravenosos se estremeció.
—Tienes razón. No hay mucha diferencia.
Después dijo:
—La buena noticia es que dejan de darme la quimio. La mala es que dejan de darme la quimio.

Fragmento de 'Sexo con una camella'

Alfaguara
Traducción: Jose Luis López Muñoz
ISBN: 9788420412269
440 páginas
19,90 euros

Más información | Ficha en Alfaguara
En Papel en Blanco | 'Una hermosa doncella' de Joyce Carol Oates

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos