'Yokai' de Andrés Pérez Riobó y Chiyo Chida

Sigue a

yokai

El libro del que os voy a hablar hoy es uno de esos libros inevitables. Ya sabéis, uno de esos libros que en cuanto lo tienes en tus manos y lo abres para echarle un vistazo, ya te ha robado el corazón. Lo tienes que leer enseguida, es imperativo, da igual lo que tuvieras pensado leer en ese momento. Pues sí, amigos, Yokai de Andrés Pérez Riobó y Chiyo Chida es uno de esos.

‘Yokai’ bien podría haber sido una lectura ideal para la noche de Halloween, ya que no en vano se subtitula Monstruos y fantasmas en Japón. Si además, combina diferentes cuentos y leyendas con ilustraciones antiguas y contemporáneas, el éxito está más que asegurado. Aunque ya ha pasado un poco la moda, todos recordamos la ola de terror llegado desde Asia. Japón siempre ha tenido ese puntito exótico, lleno de espectros ancestrales que nos ponen los pelos de punta.

Los yokai son criaturas fantasmales que pueden tener muchas y variadas formas. En realidad, no son otra cosa que antiquísimos dioses que han caído en desgracia, ya sea porque han sido olvidados o por su propia degeneración. Este libro tan curioso funciona como una guía de reconocimiento de los diferentes yokai. Nos habla de su apariencia física, sus debilidades, cómo liberarnos de ellos y las leyendas en las que aparecen. Todo ello acompañado por dos tipos de ilustraciones muy diferentes: por un lado, ilustraciones antiguas y clásicas de los yokai; por otro, los dibujos de Chiyo Chida, que con un estilo casi infantil que aportan la nota de humor.

Hay cientos de yokai diferentes, pero aquí conoceremos a los más comunes. Desde los consabidos perros, gatos y serpientes hasta otros de los que ni siquiera habíamos imaginado su existencia, como el chupamugres o el vuelcalmohadas. Muchos sólo son espíritus traviesos, y su existencia no hace sino dar un puntito extraño a la vida cotidiana, pero con otros hay que tener mucho cuidado, porque encontrarnos con ellos podría ser fatal. Algunos tienen historias divertidas pero también hay muchos con historias desgarradoras, que causan más pena que miedo.

Los yokai poco a poco han ido perdiendo ese aura de misterio y terror para convertirse en seres grotescos y divertidos, en el mejor de los casos, o han caído directamente en el olvido. En el epílogo escrito por Chiyo Chida resulta curioso saber que los yokai se pusieron muy de moda durante su infancia gracias a una serie televisiva, y los niños intercambiaban gomas de borrar con sus figuras, lo que nos muestra claramente el poco poder que mantienen hoy en día estos seres fantasmales.

Andrés Pérez Riobó estudió Historia
en la Universidad de Santiago de Compostela, y tras pasar un año en Japón gracias a una beca, quedó prendado por la cultura del país asiático. Cuando volvió a España se trasladó a Barcelona para especializarse en Estudios de Asia y Pacífico y allí fue dónde conoció a Chiyo Chida. Ella, a su vez, también había estudiado Historia en Aoyama y se graduó en la Escuela de Diseño de Kawasawa. Barcelona le gustó tanto cuando la conoció en un viaje que se trasladó allí a vivir, y así fue como se conocieron nuestros dos autores.

‘Yokai’ ha sido una lectura más que agradable, como podréis comprobar. Ya sabéis lo mucho que me gustan las historias de fantasmas y si además se trata de conocer un poco mejor otra cultura pues ya ni os cuento… Aunque yo lo he leído de un tirón, este libro funciona muy bien para leerlo de vez en cuando, ya que la propia estructura tipo atlas favorece dejarse seducir por un fantasma en los ratos libres. Divertido y didáctico, ‘Yokai’ es un libro imprescindible para aquellos que gustan de la tradición fantasmal japonesa, o para cualquiera que desee pasar un rato entretenido. Incluso muy madre, que es la persona menos dada a las historias de terror que os podáis imaginar, se dejó seducir por los yokai. ¿Quién podría resistirse a estas historias en una tarde de lluvia? Yo no, desde luego. Y vosotros tampoco deberíais.

Tanto los gatos domésticos como los salvajes pueden acabar siendo yokai. Hay historias del periodo Heian (794-1185) que ya hablan de gatos salvajes del tamaño de un perro o un jabalí, que descendían desde las montañas hasta Kioto por las noches y herían, mataban o devoraban personas. Estos cuentos en los que el protagonista es un gato salvaje tan peligroso como un tigre se encuentran por todo Japón. Lo curioso es que en las islas principales de Japón nunca han existido gatos salvajes.

Satori
Colección Mitología
ISBN: 978-84-940164-1-7
208 páginas
21 euros

Más información | Ficha en Satori
En Papel en Blanco | ‘El santo del monte Koya y otros relatos’ de Izumi Kyoka

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios