'Zen en el arte de escribir' de Ray Bradbury

Sigue a Papelenblanco

portada zen

Ya se que hace sólo unos pocos días que os hablé de La feria de las tinieblas de Ray Bradbury pero es que de verdad que adoro a este hombre. Mi fangirlismo sólo se puede comparar a esas adolescentes que persiguen al ídolo de moda, pero de una manera mucho menos vergonzosa, por suerte para mí.

El elegido en esta ocasión ha sido Zen en el arte de escribir, un libro atípico, por ser en realidad una colección de artículos aparecidos en diversas publicaciones a lo largo de treinta años. Todos ellos comparten un tema en común, que no es otro, como ya habréis adivinado, que el arte de la escritura.

Así, en estos once artículos Bradbury nos habla de literatura y del oficio de escribir. Pero, sobre todas las cosas, nos habla de pasión. De pasión por la vida, por la escritura, por los dinosaurios, por Marte, por ese millar de cosas que le hacían sentarse delante de una máquina de escribir y teclear como un poseso.

No estamos, pues, ante un manual de escritura. Quien pretenda encontrar en ‘Zen en el arte de escribir’ un detallado mapa de ruta para no perderse en la enmarañada madeja de la escritura está equivocadísimo. Lo que no quiere decir que no se pueda aprender un poco de este arte entre sus páginas. De hecho, se aprende, y mucho.

Para mí, la lección más importante que puedes extraer de este maravilloso conjunto de ensayos es precisamente la pasión. O, en lenguaje llano, cómo convertir esa pasión en piezas de literatura. Escribe sobre lo que amas, nos dice Ray. Encuentra eso que te hace vibrar, ya sea de placer o de ira, y escribe sobre ello. Traslada el amor, la rabia, la desesperanza al papel, y serás tú mismo.

Escribe sin pensar, siguiendo esa pasión, al menos en el primer borrador. Luego ya te preocuparás de corregir y mejorar, pero diviértete con ese primer borrador. Es su mejor consejo, el más sincero, sobre el que se basa toda su obra, todo su universo creativo.

Bradbury nos habla también del poder de los recuerdos, del papel primordial que tiene la memoria a la hora de trasladar nuestras emociones al papel. De cómo aquello que creíamos olvidado puede aflorar en el momento justo y ayudarnos a dar el último empujón a una historia que tenemos un poco atascada. Otro de los consejos que me ha gustado especialmente (y que pienso poner en práctica) es hacer listas de las cosas que amamos y odiamos. Confieso que yo no soy muy de hacer listas, pero si Ray me dice que sirven de catalizador, pues me lo creo. Total, no pierdo nada por intentarlo…

Como no podía ser de otra manera, a lo largo de estos artículos encontramos innumerables referencias a sus escritos. El hombre ilustrado, ‘La feria de las tinieblas’, Fahrenheit 451, Crónicas marcianas, incluso el guión de Moby Dick que Ray escribió para John Huston… Muy interesante ver lo que el genio opina sobre sus propias obras, sin duda.

Creo que no hace falta que os diga que me ha encantado. Lo he leído en inglés, sacado de la biblioteca donde estoy trabajando y os aseguro que no me faltan las ganas de, ejem, quedármelo… En España lo publicó Minotauro hace ya unos años, pero ahora mismo está descatalogado, lo cual me parece una pena. Tengo debilidad por Ray y este libro no hace si no ahondar aún más en mi amor por él. Imposible no adorarlo, en serio. Estoy totalmente enamorada, lo confieso.

(Ojo, el extracto que viene a continuación lo he traducido yo misma. Si veis alguna incorreción, mea culpa)

Estaba enamorado, entonces, de los monstruos y de los esqueletos y de los circos y las ferias y los dinosaurios y, finalmente, del planeta rojo, Marte.

Con estos primitivos ladrillos he construido una vida y una carrera. Permaneciendo enamorado de estas cosas asombrosas han surgido todas las cosas asombrosas de mi existencia.

Minotauro
Colección: Biblioteca Ray Bradbury
ISBN: 978-84-450-7570-8
152 páginas
12,90 euros

Más información | Ficha en Minotauro
En Papel en Blanco | ‘La feria de las tinieblas’ de Ray Bradbury

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios