'Fuente Ovejuna', de Lope de Vega

Sigue a

Fuenteovejuna

En el imaginario colectivo queda Fuente Ovejuna como ejemplo de unión de todo un pueblo, y la expresión “Como Fuente Ovejuna, todos a una”, viene a significar la fuerza que una colectividad consigue ante cualquier abuso o injusticia. Podemos acercarnos a los orígenes de esta expresión a través de Fuente Ovejuna, la obra teatral de Lope de Vega, de principios del siglo XVII.

Como la práctica totalidad de las comedias barrocas, está escrita en verso, lo cual puede suponer cierta dificultad al comienzo de su lectura. Aunque si no desistimos y continuamos unas páginas más, pronto nuestro oído, nuestra mente, se acostumbrará al lenguaje versificado y no tendremos mayor dificultad que al leer otras obras en prosa del Siglo de Oro. Creo que en el caso de Fuente Ovejuna, vale la pena.

Unos personajes fuertes, sobre todo unas mujeres con gran personalidad (algo habitual en Lope pero no tan frecuente en el resto de teatro de la época), una acción que se desarrolla prácticamente sin dar descanso al lector o espectador en sus tres actos hasta culminar en la justa venganza, en la tortura y en el perdón real, un verso exquisito, sus toques de humor, el lirismo de sus canciones, el reflejo de una parte de la sociedad que dejaba atrás la Edad Media… Todos estos elementos hacen de Fuente Ovejuna una obra entretenida y fundamental en la historia del teatro español.

No nos dejemos engañar por el nombre que reciben todas estas obras barrocas, comedia. Era la denominación que recibía prácticamente todo el teatro dividido en actos de la época. Pero en Fuente Ovejuna, como en muchas otras comedias barrocas, la tragedia se mezcla con la comicidad. Los asuntos que llevan al pueblo de Fuente Ovejuna a erigirse en autodefensores de su honra no tienen nada de cómicos.

Lo que vamos a encontrar en la obra de Lope es la acción de una injusticia radical derivada de un orden social estamental mal entendido. Un aviso contra las tiranías de los nobles, pero sin entrar a discutir la monarquía, que queda intacta en su papel, como en tantas obras de la época. En Fuente Ovejuna se aplaude la revuelta popular y queda plenamente justificada, pero porque se trata de una rebelión contra gobernantes de una escala intermedia que han degenerado en sus poderes.

Había que llevar mucho cuidado al tratar un tema tan delicado como la muerte de un comendador a manos del pueblo, ya que podía generar incomprensión. Para ello, lo mejor era basarse en un hecho histórico. La principal fuente de Lope fue la Crónica de las tres Órdenes y Caballerías de Santiago, Calatrava y Alcántara, de Francisco de Rades y Andrada, que narraba el suceso ocurrido en el pueblo:

Don Fernán Gómez de Guzmán, Comendador Mayor de Calatrava, que residía en Fuente Ovejuna, villa de su Encomienda, hizo tantos y tan grandes agravios a los vecinos de aquel pueblo, que no pudiendo ya sufrisrlos ni disimularlos, determinaron todos, de un consentimiento y voluntad, alzarse contra él y matarle.

A partir del Comendador Fernán Gómez, que aparece caracterizado con una mentalidad arcaica al creerse poseedor de las gentes del pueblo y no entender cómo nadie se puede negar a sus caprichos u oponerse a él, se desencadena la tragedia. Su orgullo feudalesco no tenía sentido en la época en la que se ambienta la acción, con el reinado de los Reyes Católicos.

En el extremo opuesto, los personajes villanos (de la villa), dignos y conscientes de su honor, no se pueden dejar pisar por los abusos del Comendador.

Destaca el hecho de que sea una mujer, Laurencia, la que consiga con su indignación y con su fuerza levantar a todo el pueblo ante las injusticias y abusos del Comendador, que ella ha sufrido en primera persona. En una fabulosa arenga Laurencia acusará de cobardes a su padre (el alcalde de Fuente Ovejuna) y al resto de hombres del pueblo por no actuar antes, permitiendo que el Comendador la raptase el mismo día de su boda, y convencerá al resto de mujeres para que se unan en la justa venganza.

Todo el pueblo, incluido el gracioso de la obra, participa de la muerte de Fernán Gómez, todo el pueblo recibirá el perdón de los Reyes Católicos, que imponen la vuelta del orden establecido, y, antes, todo el pueblo había resistido las torturas confesando, simplemente, que

¡Fuente Ovejuna lo hizo!

Más información | Fuente Ovejuna

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

0 comentario