Compartir
Publicidad

Juan Marsé pone a parir 'El cónsul de Sodoma', el biopic sobre Jaime Gil de Biedma

Juan Marsé pone a parir 'El cónsul de Sodoma', el biopic sobre Jaime Gil de Biedma
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Jaime Gil de Biedma es un genial poeta español muerto en 1980, quizá uno de los mejores poetas de aquello que llamamos 'Generación del 50', muy infravalorada si tenemos en cuenta a su componentes: José Manuel Caballero Bonald, Rafael Sánchez Ferlosio, José Hierro, Ángel González, Carlos Barral, Ignacio Aldecoa, Antonio Gamoneda, Carmen Martín Gaite, Juan Marsé...

El biopic El cónsul de Sodoma ha sido estrenado ayer día 8, en el veinte aniversario de la muerte del poeta nacido en Nava de la Asunción, y está basada en la biografía escrita por Miguel Dalmau, titulada Jaime Gil de Biedma. Retrato de un poeta, publicada en 2004 por la Editorial Circe.

El trabajo de Dalmau ya fue criticado por muchas de las personas más cercanas al poeta, entre ellas el propio Juan Marsé que, aunque alababa el ingente trabajo de investigación, reprobaba que la biografía diera demasiada importancia al comportamiento sexual de Gil de Biedma. Marsé, al igual que Vila-Matas o la famosa fotógrafa Colita, aparecen interpretados en la película dirigida por Sigfrid Monleón, producida por Andrés Vicente Gómez y protagonizada por Jordi Mollá. Y Marsé ya criticó un primer borrador del guión que pudo tener en sus manos, pero ahora, habiendo visto el film, ha puesto el grito en el cielo; así califica la película:

Grotesca, ridícula, falsa, inverosímil, sucia, pedante, dirigida por un fallero incompetente y desinformado, mal interpretada, con diálogos deplorables. Es una película desvergonzada, de título infamante y producida por gente sin escrúpulos.

Y continua:

Es peor que mala. Es una ofensa a la memoria del poeta por su estupidez y su grosería, algo que va más allá de su absoluta insolvencia cinematográfica.

Andrés Vicente Gómez, productor de la cinta y de otras adaptaciones de novelas de Marsé, salió al paso de las críticas del escritor con la misma mala baba:

Está dolido porque se muestran aspectos de su vida personal. Él conoció a Jaime Gil de Biedma cuando era un pequeño escritor empleado de una joyería y se casa con la criada de una marquesa. Eso aparece en la película y la influencia que tuvo el poeta en su novela Últimas tardes con Teresa. Ver en imágenes esos aspectos de su vida le ha parecido terrorífico.

Pero no se queda ahí, y lo lleva al terreno personal al afirmar lo siguiente:

Es un eterno cascarrabias que siempre ha tenido un contencioso con el cine español y que gana más con las adaptaciones de sus novelas al cine que de los editores. Lo que le interesa de verdad es el dinero y está enfadado porque no he contado con él para escribir el guión de esta película. Ése es el verdadero motivo y no otro el que le ha llevado a ser tan desleal.

De hecho, el productor mete el dedo en la yaga llaga al preguntarse sobre la razón por la que Marsé vende los derechos de sus novelas si luego no le gusta lo que se hace con ellas y acaba enfrentado con los directores. Lo cierto es que ninguna de las adaptaciones cinematográficas de obras de Marsé han supuesto un éxito de crítica o de público y, aunque no es una vara de medir muy fiable, la única película galardonada en los Goya fue El embrujo de Shanghai, de Fernando Trueba; curiosamente, la categoría más importante por la que recibió un cabezón fue la de Mejor Guión Adaptado...

Además de Jordi Mollá en el papel protagonista, también participan en la película Bimba Bosé, como Bel, Àlex Brendemühl, como Juan Marsé, Josep Linuesa, como Carlos Barral, o Isabelle Stoffel, como Colita. Sinceramente, no sé si pagaré por ir a verla, aunque seguro que tarde o temprano la veré. Ojalá la película esté, cuando menos, a la altura de esta bronca en toda regla que nos vuelve a traer al Juan Marsé más histriónico y polémico, al que quizá le salga el tiro por la culata si esta controversia provoca el morbo suficiente como para llevar a más gente a las salas a ver la película que ha denigrado con tanta vehemencia.

Vía | El País

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio