Compartir
Publicidad

Lectura y seducción

Lectura y seducción
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Cuando leí el post sobre las lecturas ambulantes, recordé un estudio encargado por la librería Borders a la encuestadora YouGov en Estados Unidos. El estudio consistió en entrevistar a 2.000 adultos, y las conclusiones son interesantes ya que apoyan un poco lo que se ha venido comentando en este espacio.

En primer lugar, resultó indudable que lo que la gente lee sí influye sobre la opinión que los demás se hacen sobre ella. Se da enseguida una suerte de estereotipación y yo, gracias a mi oficio de librera, puedo constatar que es asi. En mi caso personal, resulta hasta divertido adivinar sobre qué libro van a preguntar los clientes, aún antes de que saluden. A veces atinamos, a veces nos equivocamos y nos llevamos sorpresas.

Pero vayamos al estudio: la mitad de los encuestados buscaría la mirada y sonreiría a una persona dependiendo de lo que esté leyendo. Una tercera parte pensaría en seducir a alguien dependiendo de lo que lea. Pero, atención, no cualquier libro puede llevar a encontrar pareja según esta investigación. No son ni los libros de autoayuda, ni los bestsellers sino, en primer lugar, los clásicos los que hacen que nos veamos interesantes para los demás. En segundo y tercer lugar están las biografías y la literatura moderna. Interesante, ¿no?

Ya ven, no están tan errados con los comentarios medio irónicos acerca de las personas que leen El código da Vinci o Paulo Coelho en el metro. Esas, probablemente no encuentren pareja o amigos. Y lo peor que se puede hacer es leer una novela erótica, ya lo saben.

Lo más positivo de todo esto, a mi juicio, es que las lecturas motivan a las conversaciones. Si veo a alguien que lee una novela o un libro de ensayos que ya he leído, probablemente lo que querría es acercarme e iniciar un diálogo para saber el impacto que ese texto está teniendo sobre la persona en cuestión.

Por cierto, conoci a mi esposo porque me acerqué a él al verlo leer un libro de Alain Robbe-Grillet.

Y tú, ¿a quién te acercarías?

Nota sobre la fotografía: sí, es Marilyn Monroe fotografiada, en 1956, por Elliot Erwitt. La época de su matrimonio con Arthur Miller.

Via | The Guardian

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio