Compartir
Publicidad

Un cuento de Manuel Rivas como instrumento de cooperación con Timor Oriental

Un cuento de Manuel Rivas como instrumento de cooperación con Timor Oriental
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El escritor y periodista gallego Manuel Rivas, a través de uno de sus cuentos más conocidos, La lengua de las mariposas, está implicado en un proyecto de cooperación con Timor Oriental, que lleva por nombre Borboleta, que significa mariposa en portugués, una de las lenguas oficiales del país junto con el tetun.

En un país donde el cincuenta por ciento de la población adulta es analfabeta y que cuenta con uno de los niveles educativos más bajos del mundo, conseguirá con dicho proyecto que más de la mitad de la población menor de quince años (que representan el 48% del total), tengan por primera vez un proyecto educativo y un libro de texto. Para dicho fin se cuenta con una primera edición de diez mil ejemplares bilingües, en portugués y tetun, que incorporan una guía didáctica para escolares realizada por profesores timorenses.

Toda esta iniciativa pionera en la cooperación mundial ha sido posible gracias a la colaboración entre las universidades de La Coruña y Timor, a través de la Asociación Luso-Gallega de antropología aplicada (ALGA) y, por supuesto, la donación desinteresada de Manuel Rivas. ALGA será la encargada de reeditar el cuento hasta los cuarenta mil ejemplares necesarios para conseguir el objetivo y se hará una presentacion en Timor con la presencia del propio autor.

Sobre las razones que han llevado a la elección de ‘Borboleta sira-nia nanai’ (traducción tetun de la obra), Luis Gárate, director del proyecto, ha explicado que se ha producido porque se adapta a la mentalidad timorense y engancha con el espíritu de un país que ha sido invadido y que se encuentra siempre en situación de alerta.

Por su parte, Manuel Rivas confiesa que han sido varias las casualidades que le han llevado a conectar con Timor: un concierto del portugués Xose Afonso que se acompañaba de músicos timorenses, y un inesperado compañero de viaje a los campamentos de Tinduf (Argelia), el por aquel entonces, futuro Premio Nobel y presidente de Timor, José Ramos-Horta.

A uno le deja buen sabor de boca dar este tipo de noticias, deja un hueco para la esperanza y para pensar que no todo está perdido, ojalá no sea un hecho aislado y se convierta en habitual hablaros de proyectos similares. Les dejo con estas visionarias palabras de Manuel Rivas:

Recuerdo que mi abuelo me decía – en Galicia – que si cavas aquí mismo, llegas hasta Australia, y yo le decía, a Timor, abuelo, llegas a Timor.

Vía | Público.es
En Papel en Blanco | Manuel Rivas y el partido de los bufones

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio