Compartir
Publicidad

Alemania se reconcilia con Günther Grass

Alemania se reconcilia con Günther Grass
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

El ochenta cumpleaños del premio Nobel Günther Grass se ha convertido en una conmemoración del escritor al que Alemania todavía considera su conciencia crítica. Atrás ha quedado la polémica por la revelación en su autobiografía Pelando la cebolla de que el veterano luchador de izquierdas había servido en las SS siendo adolescente y lo había ocultado hasta entonces. Ahora, en espera de la ceremonia de estado que tendrá lugar el 27 de octubre, hasta los viejos enemigos quieren firmar las paces.

Así ha sucedido con el grupo editorial conservador Springer, al que el escritor no concede entrevistas desde que mantuvieran una campaña contra los intelectuales de izquierdas en los setenta. No sólo su presidente Mathias Döpfner se ha apresurado en felicitar a Grass, sino que sus diarios le han dedicado páginas enteras haciendo en algunos casos encaje de bolillos, como proponiendo que se atienda a la parte estética de su obra sin tener tanto en cuenta la política.

Ironías de la vida, son los antiguos aliados los que se muestran menos dispuestos a pasar página. El Frankfurter Allgemeine, que mantiene una polémica con Grass desde que este revelara en sus páginas su secreto de juventud, ha despachado el asunto con una única columna en su página cultural. Grass demandó al diario el año pasado cuando publicó unas antiguas cartas personales suyas en las que aconsejaba a un político que confesara su pasado nazi. Argumentaba:

Desataría una tormenta purificadora en Alemania.

Parece que, con la desmitificación del último héroe, así ha sido.

Vía | Yahoo! Noticias En Papel en Blanco | Pelando la cebolla, las memorias de Günter Grass

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio