Compartir
Publicidad

Günter Grass insiste con la autobiografía

Günter Grass insiste con la autobiografía
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ha pasado poco tiempo desde la polémica publicación de Pelando la cebolla, el primer tomo de la autobiografía de Günter Grass, uno de los más famosos autores alemanes de los últimos años. El público parece que aún se encuentra dividido entre castigarlo por su confesión de haber pertencido en su primera juventud a la policía nazi y aquellos que deciden colocar la calidad literaria por encima de los avatares vitales.

Él, sin lugar a dudas, no se detiene en su intensión de experimentar con el género autoreferencial, a pesar de que afirma que nunca es tan preciso para reflejar la realidad como cuando miente. Y es que no es fácil contar la propia vida y él ha decidido contarla pero haciendo uso de recursos narrativos y ficcionales interesantes.

Si en Pelando la cebolla usó la tercera persona, en la recientemente presentada Die Box (La caja) utiliza el recurso de las múltiples voces - la de sus hijos - que relatan desde varias perspectivas diversos eventos de su vida. Quizás esto muestre lo difícil que resulta mostrarse ya que es sólo a través del otro que finalmente Grass es capaz de relatar buena parte de su vida. No en balde, confiesa desconfiar, aún ahora, del género autobiográfico.

Sus hijos sin embargo, al parecer no se han sentido muy cómodos con la solución narrativa, a pesar de que sus nombres están cambiados, han protestado algunos de ellos lo cual obligó a su padre a cambiar algunas cosas. Ya el libro está en los anaqueles de las librerías alemanas.

Die Box fue editado por la editorial Steidl y presentado en el teatro Thalia de Hamburgo, sin muchas declaraciones previas del escritor. Las polémicas y manifestaciones no se hicieron esperar y dos jóvenes tuvieron que ser desalojados de recinto pues protestaban con pancartas con imágenes de Grass vestido de SS.

Creo que, de cualquier manera la calidad narrativa del autor de El tambor de Hojalata y El Rodaballo, entre otras, le da un lugar preponderante e innegable en la historia de la literatura alemana Con este segundo tomo de la autobiografía, sin embargo, los críticos no se ponen de acuerdo y unos dicen que es lo pero que ha escrito y otros que es lo mejor.

Habrá que esperar la traducción al español. Probablemente por Alfaguara, muy probablemente bajo el título de La caja para ver qué tal el resultado. Grass es uno de esos autores que no dejan impasibles a casi nadie así que seguramente unos y otros leerán y opinarán. Él, por su parte, ya anuncia una posible tercera entrega.

Vía | Yahoo! Noticias En Papel en blanco | Pelando la cebolla, las memorias de Günter Grass En Papel en blanco | Alemania se reconcilia con Günter Grass

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio