Compartir
Publicidad

'Una vida sobre ruedas' de Álex Crivillé

'Una vida sobre ruedas' de Álex Crivillé
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy me vais a permitir que traiga a esta página otra de mis grandes pasiones: el mundo de la moto, del que también tengo la suerte de poder escribir en otro blog de esta misma casa, en Moto22. Pero por supuesto, lo voy a hacer a través de un libro. El caso es que en su día decidí hablaros de todos y cada uno de los libros que leyera, y en este caso le ha tocado a la biografía de uno de los mejores pilotos que han salido de nuestro país, Álex Crivillé, titulada Una vida sobre ruedas.

Primero de todo, reconozco que no soy un lector asiduo de biografías, suelen aburrirme bastante, salvo claro está cuando se trata de un personaje que me interesa. El caso es que en esta ocasión mi elección ha sido simplemente por la pasión que siento hacia todo lo que rodea a las motos, por lo que fue enterarme de su publicación y correr a buscarlo. Y he de decir, aunque reconozco no ser objetivo, que me lo he pasado en grande y me ha parecido genial, llevándome a recordar unos tiempos increíbles, en los que yo era muy pequeñín pero incapaz de perderme una carrera de mis ídolos.

Supongo que más o menos, todos conocéis a Crivillé, pero por si acaso, os pongo un poco en situación. Álex nació en Seva, un pequeño pueblo de Barcelona en 1970. Aunque ya iré comentado las cosillas más detenidamente, este chico llegó a ser campeón del mundo de 125cc en 1989, para diez años más tarde conseguir el sueño de cualquier piloto: proclamarse campeón del mundo de 500cc, es decir, la máxima categoría o categoría reina. Actualmente, podemos verle (o más bien escucharle) en las retransmisiones del Mundial de MotoGP en RTVE.

Y os podéis imaginar que entre todas esas fechas han pasado multitud de cosas y situaciones. Pero no os voy a contar la historia de Álex, si no las sensaciones que transmite en este libro. Sinceramente, lo primero que me ha sorprendido, ya que es un hombre bastante callado y tímido, es que no se muerde la lengua a lo largo de estas páginas, y no duda en hablar de su relación con el campeón de la época Mick Doohan, con el que compartía equipo (pero no amistad) o incluso detalles familiares como cuando contrató a profesionales para la gestión de sus derechos de imagen sustituyendo a su propio hermano. E incluso no duda en reconocer sus propios errores y sus puntos débiles.

La verdad es que he disfrutado mucho leyendo esas historietas de cuando era pequeño, sus primeras motos, sus primeras caídas, sus primeras carreras serias... y es que era un pelín cafre y hacía unas locuras increíbles. Lo cuenta todo de una forma muy natural, llevándonos de la mano por toda su vida, hasta que nos hace comprender la parte amable, y la que no lo es tanto, del mundo de la competición en moto. Pero, por encima de todo, me quedo con eso, en cómo se convierte un chico de un pueblecito pequeño en todo un campeón del mundo, en un ritmo de vida demasiado acelerado.

Álex Crivillé

Otro punto muy importante que destaco, es lo que comentaba de pasada al principio. Y es que me ha hecho revivir unos momentos inolvidables, cuando me sentaba delante de la tele con muy poquitos años para seguir las carreras. Una pasión y afición que no ha hecho más que aumentar con el paso de los años. Además, nos explica casi carrera a carrera de cada temporada, y es imposible no dejarse llevar por las imágenes que vuelven a aparecer en mi mente.

En mi caso, no me tiene que sorprender en estas páginas, porque ya me tiene ganado de partida. Pero para quien quiera acercarse de una forma más distanciada al mundo de la moto, también encontrará grandes cosas, ya que aunque todo transcurre alrededor de las dos ruedas, podremos encontrar aquí también la lucha de un chaval por conseguir su sueño (con todo lo que conlleva), los momentos duros por los que se pasa en esta vida, como la muerte de su padre, que no consiguió verle como campeón de 500cc o la importancia que tiene la gente que te rodea, como en este caso, la familia, el equipo, su pueblo y los aficionados que le apoyamos siempre.

Como vivo cerquita de Jerez, ni que decir tiene que he podido disfrutar de él en directo. Inolvidables sus victorias en este trazado y recuerdo con especial emoción cuando llegó en el año 2000 luciendo el número uno en su carenado. Muchos años más tarde, no hace ni dos años, tuve la suerte de cruzármelo por el paddock del circuito, y pude ver como todo el mundo le sigue teniendo un gran cariño (y respeto), así como él se muestra siempre amable y colaborador con los que se le acercan. Por cierto, que en este libro también da su visión del campeonato actual y de su nueva situación como comentarista, dejándonos momentos muy divertidos a causa del miedo que sentía al principio.

En definitiva un libro muy recomendable para todo el que sea un apasionado del motociclismo, así como todo aquel que quiera ahondar en la vida de una persona humilde, trabajadora, sencilla y buena gente, que ha conseguido todos los sueños que deseaba sin perder el norte ni su manera de pensar y ser. A mí me ha encantado (aunque era fácil), ¿por qué no lo probáis vosotros a ver si os gusta?

Me caí y me rompí la muñeca y los ligamentos del pie derecho. Hasta aquel momento había sufrido unos cuantos percances con la moto, pero nada que se pudiera igualar al daño que me hice en aquella caída, y sobre todo, por primera vez me asusté de la moto. Cuando llegué a casa subía a mi habitación y me encerré en ella. Le dije a mi hermano que me olvidara, que estaba muy asustado y que sólo me volvería a subir a una moto por diversión.

Plataforma Editorial Colección: Testimonio 160 páginas ISBN: 978-84-96981-81-2 16 euros

Más información | Ficha en Plataforma Editorial

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio