Compartir
Publicidad

El Mundo amordaza 'El Descodificador'

El Mundo amordaza 'El Descodificador'
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

el descodificador es (¿era?) el blog de crítica televisiva de elmundo.es a manos de Javier Pérez de Albéniz, una de las figuras más destacadas de la blogosfera española. Si hablamos de él es porque Albéniz, en su caústico y militante análisis de la realidad a través de la televisión, frecuentemente aborda el panorama literario con el mismo desparpajo. Ya hablamos de él en ocasión de la muerte de Umbral destacando que, si bien su tono es el de hacer opinión a hachazos, es de lo mejorcito que se puede leer, te interese la televisión o no.

Albéniz no parece temerle a nada. No ha temido, en los más de dos años de vida del blog, llevarle la contraria a la línea editorial de su diario denunciando como lo que es la famosa "teoría de la conspiración" sobre los atentados del 11-M: una inmensa boñiga en la que se refocilan oscuros personajes y una vergüenza para el periodismo, la ética, la inteligencia y el sentido común.

El último post de Albéniz cubría la retransmisión televisiva del veredicto del juicio del 11-M. Al día siguiente, el enlace a su blog había desaparecido de la portada de elmundo.es. Y los que casi ya sólo entramos en ese diario por él nos temíamos lo peor. La hora de la revancha.

Hoy ha reaparecido el enlace en la portada junto con un nuevo post titulado Motivos para odiar un blog:

Actualmente, en un medio de comunicación donde su opinión no coincidiera con la opinión del blog jamás eliminarían el blog. O al menos no lo harían de golpe, castrándolo a la vieja usanza. "¡Defendemos la libertad de expresión!", dirían muy ufanos. Serían mucho más sutiles. Lo quitarían de los lugares más visibles, lo irían arrinconando, no actualizarían los comentarios, probarían suerte con otros blogs para sustituirle… Puede que incluso, en un alarde de "propaganda negra", lo utilizasen como muestra de la libertad que se respira en ese medio.

Resulta que Albéniz tiene la mala suerte de trabajar para un señor al que, justamente, le encanta hacer gala de patrocinador de la libertad de expresión. Y por ello gusta de sembrar en sus propiedades a comentaristas de una ideología diferente a la que sus medios defienden. Ya es más que otros, hay que reconocerlo.

Pero resulta que este señor tiene fama de cobarde. Cuando el comentarista le resulta en exceso molesto no lo pone de patitas en la calle, ¡cielos no! Simplemente se limita a arrinconarlo, a ignorarlo, a acumularle desprecios hasta que lo natural ocurre. Javier Ortiz puede contar algo al respecto.

Javier Pérez de Albéniz es un autor que, con toda la crítica que se le pueda hacer a su estilo furibundo, cree en dos cosas fundamentales para nosotros: la valentía y el blog como género en sí, como espacio fuera de la lógica tradicional de lealtades. Si finalmente se consuma el bloguicido, seremos muchos los que acudamos a dónde haga falta a por nuestra dosis diaria de Albéniz.

Sitio Oficial | el descodificador

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio