Compartir
Publicidad

'Tres Biblias de Gutenberg': un fascinante paseo por el mundo de la impresión

'Tres Biblias de Gutenberg': un fascinante paseo por el mundo de la impresión
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En una ocasión inédita se encuentran expuestas actualmente, en un mismo recinto en Nueva York, tres ejemplares de la Biblia impresos por Gutenberg. Los tres volúmenes están acompañados por el libro de plegarias de Claudia de Valois, creado en 1517 para su coronación como reina de Francia (1499-1524).

Siempre se habla de la Biblia de Gutenberg como si fuera una sola repetida mecánicamente, pero lo cierto es que cada uno de estos ejemplares exhibidos es único, porque están elaborados con técnicas distintas que demuestran las variadas experimentaciones del herrero que se transformó en el padre de la impresión mecánica.

Johannes Gutenberg (1398-1468) desarrolló el sistema de tipos móviles que permitía componer letra a letra, línea por línea, el texto de un libro para ser impreso repetidas veces. Como se recordará, anteriormente la edición de libros dependía de escribas e ilustradores que se dedicaban a la transcripción manual, caligráfica y con tinta, de los libros.

Gutenberg y sus ayudantes llegaron a imprimir cerca de 135 ejemplares de la Biblia, de los cuales entre 40 y 45 estaban impresos en pergamino y el resto en papel. De los tres que se muestran en la exposición en el Museo Morgan, uno de ellos es de pergamino y dos de papel.

De las biblias impresas en papel, una de ellas presenta una versión del Antiguo Testamento en 22 páginas y está elaborada en un papel que evidentemente sobró de otras impresiones. Se piensa que este ejemplar es obra de Johann Fust (1400-1466) financista de Gutenberg e ilustrador de algunas de sus primeras ediciones. La segunda Biblia en papel está en muy buen estado, le faltan sólo dos páginas, pero representa con mayor fidelidad la manera en la cual el impresor veía la composición de las páginas antes de imprimir.

El ejemplar en pergamino es una pieza única, con iniciales decoradas y bordes ornamentales y del cual se hicieron copias facsimilares en el siglo XIX y que eran tan perfectas que llegaron a confundirse con el original Éste, sin embargo, y a través de los siglos, recibió modificaciones por parte de sus suscesivos dueños quienes le insertaron letras en dorado, ilustraciones con motivos botánicos y bordes muy elaborados.

En cuanto al libro de plegarias de Claudia de Francia, ocurre algo muy parecido y se trata de una joya única que forma parte de la exhibición permanente del Morgan Museum. Es un pequeño cuaderno de unos 5 centímetros, totalmente manuscrito, con 132 ilustraciones de la vida de Jesús, la Virgen María, los apóstoles y numerosos santos. También este volumen fue intervenido por otros artistas e incluye, como una curiosa intervención en el siglo XX, un ex-libris elaborado por Pablo Picasso.

Vía | El Universal.mx Más información | Yahoo! Noticias Sitio oficial | The Morgan Library & Museum

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio