Compartir
Publicidad

Cómo escribir y publicar un libro: experimentando con las palabras

Cómo escribir y publicar un libro: experimentando con las palabras
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Samuel Beckett dijo, en cierta ocasión: Las palabras son todo lo que tenemos. No por obvia, esta frase, resulta menos importante. Las palabras son nuestra principal herramienta de trabajo. Las historias que se cuentan a través del cine cuentan con un elemento tan poderoso como las imágenes; la radio puede hacerlo a través de la magia de las voces pero, nosotros, sólo tenemos las palabras. Por eso, no podemos seguir adelante con esta serie de post, sin antes dedicar uno en exclusiva a este tema.

Si tenéis una historia que contar tenéis solo el 50 por ciento de vuestra obra. Sin saber presentarlas de un modo adecuado no podréis seguir adelante. Las palabras deben ser mimadas al máximo pues del uso que hagamos de ellas dependerá la calidad de nuestros textos. Si construyes tus relatos a partir de aquellos verbos, sustantivos o adjetivos que llevas toda la vida usando nunca conseguirás nada novedoso. La búsqueda de esa historia cargada de fuerza que te sorprenderá hasta a ti mismo parte de una revisión a fondo de tu vocabulario y tu modo de expresarte.

¿Qué puedes hacer para mejorar esto? Para empezar el consejo más sencillo y a la vez más efectivo es: leer. Todos los grandes escritores que admiramos y comentamos a diario comparten como cualidad principal el haber sido antes lectores insaciables de casi todo lo que caía en sus manos. Leed todo lo que podáis y será imposible que vuestro vocabulario no se amplíe. Echar un vistazo a este artículo: Cuándo se trata de escribir, eres lo que lees. Seguro que os será de gran ayuda. Otra propuesta muy útil para mejorar nuestra relación con el universo de las palabras es probar a jugar con ellas al estilo de los escritores vanguardistas que, en su urgente tarea de renovación, realizaban composiciones tan curiosas como ésta presente en Altazor. Si leéis el poema a partir del verso 240 veréis un claro ejemplo de lo que queremos proponeros. Quizás pueda pareceros un tanto ridículo pero es un ejercicio muy efectivo a la hora de crear nuevas composiciones sintácticas y de desarrollar la imaginación. Los vanguardistas decían acerca de estos juegos que “lo importante es el recorrido, el producto final no interesa”. Tened por seguro que en vuestro recorrido particular sacaréis cosas muy positivas de este “juego de niños”. La experimentación es algo vital para que la inspiración fluya en vuestro interior y comencéis a sentiros escritores de verdad.

¿Qué más recomendaros para esta cuestión? Es vital cuida la ortografía. Ésta sea quizás la tarea menos apetecible para un escritor novel ávido de comenzar a construir personajes e historias que enamoren. Pero la forma tiene tanta importancia como el fondo. No te martirices con las tildes, los diptongos,... Si te ves incapaz de dedicar un tiempo semanal a ponerte al día en ortografía apúntate a un curso donde te den ese empujoncito que te falta. En Internet no faltan las ofertas. Los hay gratuitos y más básicos como éste o de pago como estos tres pero mucho más elaborados y completos.

También puedes adquirir un buen manual, por ejemplo, el Manual del español correcto de Leonardo Gómez Torrego o cualquiera de los que aquí se presentan. Decidas lo que decidas recuerda que mejorar tu ortografía será una buenísima inversión de futuro. Por supuesto no olvides tener siempre a mano (o a un clic) un diccionario de español y otro de sinónimos. Los de la página de El Mundo son muy prácticos.

Ahora sólo queda que pongas en práctica estas ideas, proponiéndote mejorar y atreviéndote a experimentar cuanto más mejor. En Papel en blanco estamos deseando conocer tus progresos. ¡Hasta la próxima entrega¡

Más información | entrega anterior

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio