Compartir
Publicidad

'Youma' de Lafcadio Hearn

'Youma' de Lafcadio Hearn
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Alguno de vosotros ha soñado alguna vez con viajar al Caribe? Muchos, seguro. Aunque el turismo playero no es lo mío (tengo la playa a 200 metros y en verano ni la piso), reconozco que la evocación de su pasado tiene algo de mágico. La vegetación exuberante y el colorido local nos transporta automáticamente a un mundo paralelo. Una historia romántica, salpicada a menudo por la brutalidad de las revueltas de los esclavos en la lucha por su libertad, hace que trascendamos mucho más allá del típico turismo de la pulserita.

Martinica es una de estas islas caribeñas y hasta allí viajamos con Youma, una novela de Lafcadio Hearn. Youma es una joven y bella esclava negra que pertenece a la rica familia de Madame Peyronnette. Ahijada de su ama, ha crecido como compañera de juegos de su hija Aimée, separadas tan sólo cuando la joven criolla fue enviada al colegio. Las niñas crecieron casi como hermanas y cuando Aimée se casó y dio a luz a una niña, Youma fue nombrada su da, es decir, su nodriza.

Sin embargo, este clima de armonía y amor pronto se ve oscurecido por la temprana muerte de Aimée, y en beneficio de la frágil salud de la niña, la familia, Youma incluida, se trasladará a su plantación. Un lugar paradisíaco, donde la hermosa Youma conocerá el amor, y en medio de las revueltas de los esclavos deberá elegir si apoya a los de su raza o continúa con aquellos que siempre la han querido.

Hearn nos relata con singular maestría una historia clásica de amor y de raza, sobre la justicia y la libertad. Con una prosa cargada de poesía, intoxicada por la belleza de una tierra singular, Hearn nos regala un fresco de una época fascinante. El amor, pasional o bientencionado, correspondido y otorgado, se erige como el verdadero motor de una historia que cautiva desde la primera línea.

Nacido en Grecia en 1850, es su ímpetu y su curiosidad viajera lo que nos enamora de Lafcadio Hearn. Su habilidad, sutil y extraña, de trabar un íntimo conocimiento de los lugares exóticos que visita resulta extraordinaria. Su poder de evocación de la belleza del extranjero, de las costumbres desconocidas, unido a su prosa ligera nos lleva a un viaje literario del que es difícil salir indemne. Gran conocedor de la cultura japonesa, por la que es mayormente conocido, destacan también sus relatos sobre las islas del Caribe o Nueva Orleans. Moriría en Japón, en 1904, pero sus viajes aún nos siguen emocionando.

Como os decía, yo soy más de turismo ciudadano, pero el Caribe de 'Youma' me ha enamorado. Las grandes casas coloniales, las plantaciones, los ritos mágicos apenas susurrados, la vegetación tropical con sus colores llamativos... Todo en esta novela estimula los sentidos y la historia de la joven Youma se nos clava en el corazón. Sobra decir que he disfrutado muchísimo con este viaje improvisado a Martinica y que Lafcadio Hearn, cada día más, se va ganando un puesto en mi corazón. Altamente recomendable para la playa, la piscina o el sofá. Sólo hay que tener ganas de viajar.

Quizá, durante varias horas seguidas, no veas nada más que el movimiento de las hojas y de sus sombras, no oigas nada más que el sonido de los cascos del caballo, o el crujido, como de papel, de la caña mecida por el viento, o, desde el borde de alguna sima verde oculta por los helechos arborescentes, el bajo y prolongado trino aflautado de algún pájaro desconocido. Pero, tarde o temprano, en algún giro del camino, te encuentras algo de mayor interés humano, algún suceso lleno de exótico encanto: como una caravana de jóvenes chicas de color, con los pies descalzos y los brazos desnudos, que sobre sus cabezas transportan hasta el mercado el producto del cacaoyère; o a un negro corriendo debajo de un enorme montón de frutos del árbol del pan o de régimes-bananes.

Errata Naturae Colección: El Pasaje de los Panoramas Traducción: Silvia Schettin Pérez ISBN: 978-84-15217-30-5 128 páginas 15,50 euros

Más información | Ficha en Errata Naturae En Papel en Blanco | 'Sombras', de Lafcadio Hearn

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio