Compartir
Publicidad

Diccionario literario: esperpento

Diccionario literario: esperpento
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El esperpento, como estilo literario, fue creado por Ramón del Valle-Inclán (1866-1936) en su obra Luces de Bohemia, aparecida en 1920 en la revista ‘España’ y en formato libro cuatro años después. El “esperpento” (voz traída del habla popular) se caracteriza por la deformación grotesca de la realidad.

La primera mención la leemos en la escena XII de ‘Luces de Bohemia’ en boca de Max Estrella, antihéroe y trasunto literario de Alejandro Sawa:

Los héroes clásicos han ido a pasearse en el callejón del Gato.(…) Los héroes clásicos reflejados en espejos cóncavos dan el Esperpento. (…) Las imágenes más bellas, en un espejo cóncavo, son absurdas.

La inspiración parece haber surgido en un famoso bar que Valle-Inclán visitaba con frecuencia en las cercanías de la Puerta del Sol, en Madrid. Su fachada estaba decorada con varios espejos cóncavos y convexos que deformaban la imagen reflejada.

Esta desfiguración, graciosa y divertida en un primer momento, es utilizada por el autor para designar lo feo, lo ridículo en el ámbito social y moral. El esperpento actúa como espejo deformante de la realidad, dando como consecuencia una crítica mordaz de ésta.

El sentido trágico de la vida española sólo puede darse con una estética sistemáticamente deformada…; deformemos la expresión en el mismo espejo que nos deforma las caras y toda la vida miserable de España.

Si bien el esperpento como tal es creado por Valle-Inclán, él mismo afirma que “el esperpentismo lo ha inventado Goya”, refiriéndose a las estampas caricaturescas y satíricas como las de la serie ‘Los caprichos’. Otro precedente, ahora sí literario, lo encontramos en los versos de Francisco de Quevedo.

Algunas de las características del esperpento, como forma de expresión, son:

<li>la degradación de los personajes, reducidos a la condición de títeres (<em>Zaratustra, abichado y giboso –la cara de tocino rancio y la bufanda de verde serpiente– promueve, con su caracterización de fantoche…</em>).</li>
<li>la vivificación de objetos inanimados  (<em>el grillo del teléfono se orina en el gran regazo burocrático</em>). </li>

  • la animalización o fusión de formas humanas y animales (Don latino interviene con ese matiz de perro cobarde).
  • <li>el abuso del contraste (incluso en la estructura de la obra). </li>
    
    <li>la mezcla del mundo real con la pesadilla. </li>
    
    <li>la deformación idiomática, con la mezcla de distintos niveles de lenguaje (culto, popular, jerga, etc.) </li>
    
    <li>la presencia de la muerte.</li>
    

    Posteriormente, Valle-Inclán aplicaría la técnica del esperpento en su trilogía ‘Martes de Carnaval’, compuesta por ‘Los cuernos de don Friolera’ (1925), ‘Las galas del difunto’ (1926) y ‘La hija del Capitán’ (1927).

    En Papel en Blanco | Diccionario Literario

    Temas
    Publicidad
    Comentarios cerrados
    Publicidad
    Publicidad
    Inicio