Compartir
Publicidad

Diccionario Literario: palabras en libertad

Diccionario Literario: palabras en libertad
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las palabras en libertad constituyen una forma de expresión literaria impulsada por el Futurismo y cultivada en mayor o menor medida por todas las Vanguardias. Las palabras en libertad pretenden un discurso sin ataduras capaz de prescindir de las normas sintácticas o de la puntuación. Todo con tal de transmitir la esencia intuitiva del ser humano más allá de la lógica.

En 1912 Filippo Tomasso Marinetti, con el Manifiesto técnico de la literatura futurista apuntó como medio específico de expresión literaria las "palabras en libertad", que eran capaces de traducir los mecanismos psíquicos y la velocidad de la vida moderna que se ensalzaba.

Esto comportaba la supresión de la sintaxis, de la puntuación, de las partes calificativas del discurso como los adjetivos o los adverbios o, yendo más allá, abolir las formas verbales y el yo del discurso:

La sintaxis era una especie de intérprete o de cicerone monótono. Es necesario suprimir este intermediario para que la literatura entre directamente en el universo y haga cuerpo con él.

El Futurismo además se propuso una revolución anarquizadora del nivel gráfico-espacial de la obra literaria, postulando la libre disposición tipográfica y la inclusión de signos matemáticos y musicales.

Todos estos elementos romperían la unicidad formal y trascendental del lenguaje y dislocaría la expresión poética, dando lugar a composiciones híbridas que se extendieron a todas las Vanguardias posteriores, en las que lo plástico, lo visual y la palabra corren de la mano en tantas ocasiones.

De modo que los futuristas eligen el procedimiento intuitivo frente al intelectivo, indispensable para la formulación de un lirismo esencial y sintético, de la imaginación sin hilos y las palabras en libertad.

Evidentemente, este discurso de palabras el libertad llevado a su extremo corría el riesgo de no ser comprendido, lo cual tampoco era un inconveniente para Marinetti, al menos en la teoría, como nos dice en el 'Manifiesto técnico de la literatura futurista':

Alcanzaremos un día un arte aún más esencial cuando nos atrevamos a suprimir todos los primeros términos de nuestras analogías, para no ofrecer nada más que la continuación ininterrumpida de segundos términos. Será necesario, para ello, renunciar a ser comprendidos. El ser comprendidos no es necesario.

Si no importa ser comprendidos, tampoco importa hacer literatura bella a la manera tradicional, porque precisamente lo que eleva el nuevo arte es romper con el pasado:

Nos gritan: " ¡Vuestra literatura no será bella! " ¡No lograremos las sinfonías verbales de los armoniosos balanceos y de las cadencias tranquilizantes! Por supuesto. ¡Qué suerte! Nosotros utilizaremos, por el contrario, todos los sonidos brutales, todos los gritos expresivos de la vida violenta que nos rodea. Hagamos valerosamente el "bruto" en literatura y matemos por todos los sitios la solemnidad.

Herederos de estos postulados futuristas que ensalzan las "palabras en libertad" son los collages, la poesía fonética, la escritura automática y otros discursos del Dadaísmo, Cubismo, Surrealismo o Creacionismo literarios.

En el contexto despersonalizador y desubjetivizador que pretendían las Vanguardias y a la búsqueda de la novedad y la aniquilación del pasado es donde se clarifica el sentido último de la invitación futurista al uso del verbo en infinitivo, la supresión del adjetivo, de los nexos…, ya que lo que comparten son las "palabras en libertad", la palabra esencial, libre.

En Papel en Blanco | Los postulados literarios del Futurismo: hacia el Manifiesto, El Manifiesto técnico de la literatura futurista (II)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio