Compartir
Publicidad

‘Consultorio sexual para todas las especies’ de Olivia Judson

‘Consultorio sexual para todas las especies’ de Olivia Judson
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Estamos probablemente ante el libro de divulgación sobre biología evolutiva más divertido que se pueda leer. Y eso no quiere decir que, ni por asomo, el libro presente sea poco riguroso: Olivia Judson es licenciada en biología evolutiva por Stanford y doctorada por Oxford.

Aquí, sin embargo, se hace llamar Dra. Tatiana, una especie de consultora sentimental para diferentes especies animales aquejados de estrambóticos (pero reales) problemas sexuales.

Así pues, el libro está estructurado en base a una serie de cartas que la doctora recibe en su consultorio, y sus respuestas, con muchas dosis de humor y complicidad, nos sirven para entender cuán variopinto es el sexo en la naturaleza. Porque el sexo es fascinante, y no se limita a la copulación.

Por ejemplo, para las ranas y la mayoría de peces el sexo consiste en expeler huevos y esperma. Los escorpiones y las salamandras depositan en el suelo paquetes de esperma para que la hembra se siente sobre ellos y exploten en su tracto reproductor, cual trampa sexual. Para un erizo de mar, el sexo es soltar huevos y esperma en el mar con la esperanza de que, de algún modo, acaben encontrándose entre las olas. Para las plantas con flor, el sexo es confiar el polen al viento o a un insecto para que lo transporten hasta una flor femenina receptiva.

Judson, además, no sólo se queda en la anécdota: en sus respuestas aprovecha para profundizar en temas complejos que son todavía fuente de conflicto moral en las sociedades modernas, como la promiscuidad, la infidelidad o la homosexualidad.

Los capítulos del libro, a su vez, se organizan en tres partes relacionadas. En la primera parte, titulada “¡Arriba las armas!”, se revelan las razones por las cuales los machos y hembras a menudo quieren cosas distintas unos de otros y de la vida, y se exploran algunas consecuencias derivadas de ello. La segunda parte, “La evolución de la depravación”, se ocupa de las situaciones en las que el conflicto entre los sexos alcanza su mayor intensidad, con resultados en ocasiones horribles, como la violación o el canibalismo.

Esta parte concluye con un breve capítulo sobre el fenómeno evolutivo más raro y aberrante: no es la homosexualidad, ni la coprofilia, ni nada que generalmente se condena socialmente. Es la monogamia.

Así, a lo tonto, entre risa y sonrisa, sin apenas advertirlo, Consultorio sexual para todas las especies te permite aprender cuán importante y extraño es el sexo, y lo poco importante que es calificarlo moralmente.

Para muestra, una de las cartas enviadas por un insecto que se escuda tras el pseudónimo Harta de Sexo en la India:

Me llamo Ramita, y soy un insecto palo. Aunque embargada por la vergüenza, me veo obligada a escribirte mientras copulo, pero ocurre que mi pareja y yo llevamos ya diez semanas entregados al sexo sin parar. Estoy irremediablemente aburrida, pero mi compañero no da muestras de flaqueza. Dice que está locamente enamorado de mí, pero yo creo más bien que está desquiciado. ¿Cómo puedo hacer que pare de una vez?

Editorial Crítica Colección Ares y Mares 384 páginas ISBN: 978-84-8432-800-1

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio