Compartir
Publicidad

‘¿Me hablas a mí? La retórica de Aristóteles a Obama’ de Sam Leith

‘¿Me hablas a mí? La retórica de Aristóteles a Obama’ de Sam Leith
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Imaginaos lo escasamente de moda que está la retórica. No sólo es una asignatura que ya no se imparten en los colegios, sino que está jalonada de términos que nos parecen tan exóticos como los ingredientes de un plato bantú: auxesis, quiasmo, erotema, epístrofe, endíasis, prolepsis…

Sin embargo, la retórica que una herramienta con la que todo el mundo tiene contacto a diario. La retórica, pues, sería algo así como la música: algo ubicuo que forma parte del cableado de nuestro cerebro. Así pues, ignorar los rudimentos de la retórica es tan escandaloso como ignorar los rudimentos de la música. Sin embargo, la retórica suena tan, tan aburrida.

Con ¿Me hablas a mí? La retórica de Aristóteles a Obama, el tedio puede convertirse en diversión sin límites no exenta de rigor y profundidad. Una mezcla que debería producirse en toda clase de libros de divulgación, bajo la máxima que serio no es sinónimo de aburrido ni antónimo de entretenido.

Y es que ¿Me hablas a mí?, además de un dechado de erudición (os garantizo que aprenderéis, casi sin querer, el significado de los términos empleados en el primer párrafo de esta reseña), también es un libro brillante, pura retórica en sí misma. De hecho, he de confesar que me he enamorado de cada una de sus páginas. Incluso asumiría que me he enamorado de casi todas sus oraciones.

Todo el mérito hay que atribuírselo a Sam Leith, un tipo que mezcla en su prosa el humor inglés de Terry Prachett o John Lloyd con el tino divulgativo de Bill Bryson o Natalie Angier. Y, además, adorna todas sus explicaciones con guiños a la cultura popular, desde Los Simpson hasta, tal y como se indica en el subtítulo de la obra, los discursos de Barack Obama (¿acaso no es ya un icono de la cultura popular el “Yes, We Can”?).

En definitiva, aunque no os interese particularmente el tema objeto de glosa, la retórica, no podéis dejar de leer a Leith: no importa lo que explique, porque todo lo que explica resulta interesante, ingenioso y divertido. No en vano, además de ser director literario del Daily Telegraph y colaborar regularmente con The Wall Street Journal, Leith también sabe imantar la atención del lector, pues es autor de la novela The Coincidence Engine.

La retórica está por todas partes. Cuando se hace una presentación ante un cliente importante, cuando un entrenador habla con sus jugadores en el descanso del partido, cuando se intenta convencer a los niños de que se vayan a dormir. Hce que los gobiernos triunfen o caigan, que los delincuentes sean condenados o liberados, y que hombres adultos y sensatos marchen decididos hacia las ametralladoras. La retórica es lo que persuade y engatusa, inspira y embauca, entusiasma y engaña. Y no es solo el territorio de los políticos.

Editorial Taurus Colección: Taurus Pensamiento Páginas: 344 ISBN: 9788430600700

Sitio Oficial | Ficha en Editorial Taurus

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio