Compartir
Publicidad

'Señores del caos', volumen imprescindible para entender el black metal noruego

'Señores del caos', volumen imprescindible para entender el black metal noruego
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El black metal es una de los estilos musicales con más personalidad, no sólo por su brutalidad, sino porque ha desarrollado una identidad muy definida gracias a su estética visual y sonora.

A pesar de que su origen puede rastrearse, sobre todo, a partir de los años 80, cuando algunas bandas como Venom incrustan en el heavy metal la actitud violenta y transgesora del punk, el estilo que nos ocupa crea su identidad a partir de los años 90 con el black metal noruego. Allí, un grupúsculo de jóvenes, seguidores de bandas como Venom y Bathory, dan una vuelta de tuerca a su sonido para llevarlo más allá: producción ínfima, caos sonoro, ausencia aparente de melodía, y voces de ultratumba.

¿Qué tiene de fascinante esta música cacofónica, extrema, llena de letras que hablan de violencia, muerte, soledad y nieve y que el sociólogo J.J. Arnett define como el "equivalente sensorial de la guerra"? Los periodistas Michael Moynihan y Didrik Soderlind intentan explicarlo en 'Señores del caos'.

La primera edición de 'Lords of Chaos' data de 1998; han tenido que pasar 15 años para que podamos tener una traducción al español. De eso se ha ocupado Óscar Palmer y su editorial Es Pop, que nos ha traído la última edición de este prodigioso trabajo de periodismo cultural.

Moynihan y Soderlind diseccionan la historia de este movimiento. Rastrean sus orígenes en Helvete, la tienda musical underground que regentaba Øystein Aarseth 'Euronymous', que fue el nexo de unión para un grupo de jóvenes en torno al metal extremo y fascinados por la muerte y lo oscuro. El satanismo que Venom había usado como fachada provocadora fue llevado más allá por estos jóvenes, que fundarían algunas de las bandas seminales de black metal noruego: Mayhem, Burzum o Emperor. Este satanismo romántico, de rebeldía contra una sociedad que se rechaza, fue pronto más allá y se convirtió en un impulso destructivo que siempre buscaba ir más allá. La consecuencia de todo ello fue la quema de iglesias que asoló Noruega como una plaga en los noventa, y culminó en el asesinato de Aarseth por Varg Vikernes, antiguo amigo, miembro de Burzum , futuro ideólogo del black metal y uno de los protagonistas del libro.

Con algunos de sus miembros entre rejas por diferentes delitos, el black metal derivó hacia planteamientos paganistas, odinistas, hasta llegar a reivindicaciones de carácter más fascista, y cuyo principal valedor era un Vikernes en prisión.

Black metal ist krieg

Es muy interesante, por lo demás, ver como ese mensaje del black metal ha sido instrumentalizado políticamente. Es cierto que los mensajes de black metal son variados, pero el aislamiento, la lucha contra un "enemigo" son casi un denominador común. Su visión de una cultura del apocalipsis hace empatizar con cualquiera que se sienta alienado de la sociedad que le rodea y a la que odia. Es una "música de hombres lobo".

Si el black metal es una reafirmación del individuo contra su sociedad, no es de extrañar que sucesivamente albergara esas filiaciones consecutivamente satánicas, anticristianas y luego paganas y nacionalsiocialistas. Aunque también se ha de señalar que, después de haberse escrito este libro, el black metal ha tomado un cariz mucho más global que ha permitido a culturas muy diferentes de la escandinava expresar sus ideas de alienación a través de este estilo.

En el prólogo del libro, Javier Calvo señala, de forma muy lúcida, que el black metal es la última vanguardia artística. No había caído nunca en la cuenta, pero tiene razón: a una innovación estética, se suma una actitud opuesta ante el statu quo y unos artistas dispuestos a ir más allá de sus postulaciones teóricas para entrar en acción. Sus ideas radicales, como en todas las vanguardias, eran inalcanzables, pero con su postura señalaron una lucha política-social que iba más allá del descontento adolescente.

senores del caos es pop
En una de las primeras reseñas que se hicieron del libro, Diego A. Manrique intuye en los autores del libro "una callada simpatía, una admiración por los planteamientos de partida de Vikernes". Es cierto que Moynihan, además de periodista, es uno de los miembros de Blood Axis, un grupo de neofolk con cierta fascinación por la estética fascista. Pero yo no acabo de ver esa interpretación que hace Manrique; es más, en diversas ocasiones, se le trata de forma algo irónica. Sí es cierto, en cambio, que el libro mantiene su enfoque la vertiente más social de los hechos que no en la musical.

Impecablemente escrito y documentado, 'Señores del caos' es un libro imprescindible para entender cómo se generó ese movimiento del black metal en Noruega, cómo fue evolucionando, y cuáles fueron sus ramificaciones. Un excelente trabajo periodístico cimentado sobre decenas de entrevistas con personas que aportan con sus testimonio información relevante, tanto los músicos, como policía que investigaron las tramas, sociólogos, religiosos, etc.

'Señores del caos: el sangriento auge del metal satánico' Michael Moynihan y Didrik Soderlind Prólogo de Javier Calvo Traducción de Óscar Palmer Es Pop Ediciones, 2013. Cartoné con sobrecubierta. 480 pgs. 230 ilustraciones. 28€. ISBN: 978-84-940298-4-4

Más información | Ficha en Es Pop Ediciones En Papel en Blanco | 'Lord of the Logos': diseñando la identidad del metal extremo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio