Compartir
Publicidad

Continúan luchando por la casa de Vicente Aleixandre

Continúan luchando por la casa de Vicente Aleixandre
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El palacete cercano a la Ciudad Universitaria de Madrid dónde vivió el premio Nobel Vicente Aleixandre de 1927 a 1984, fecha de su muerte, tiene hoy en día un destino incierto. Ya en 1995 la Comisión de Amigos de Vicente Aleixandre, capitaneada por el gran estudioso de poesía José Luis Cano, solicitó su adquisición por parte de las instituciones para transformarlo en un instituto de estudio de la lírica española y en la sede de la fundación homónima del autor. Entre los que apoyaron la iniciativa estaban poetas como Leopoldo de Luis y políticos como Esperanza Aguirre, por entonces ministra de Cultura de España.

Trece años después, el cantante Alejandro Sanz ha tomado el relevo del fallecido Cano al frente de las reivindicaciones y Aguirre es presidenta de la Comunidad de Madrid, pero los avances han sido prácticamente nulos. La última reunión mantenida entre ambas partes terminó en fracaso porque los Amigos de Aleixandre consideraron que la cantidad ofrecida por la Comunidad a la familia (1,9 millones de euros por un solar de 750 metros cuadrados en pleno centro de Madrid, de los cuales 600 están construidos) es "ridícula".

Este es quizá un tema para los especialistas de Cienladrillos, pero no creo equivocarme si digo que los 100 metros cuadrados edificables en la capital se están pagando a millón de euros. No se puede ser muy severo con la familia de Aleixandre, por lo tanto, cuando amenaza con venderlo a un comprador privado: la Comunidad ya ha anunciado que no está dispuesta a comprar a precio de mercado.

Pero ¿cuál es el verdadero valor de la casa de Aleixandre?

Exceptuando el período de la Guerra Civil, el hogar de Aleixandre fue un punto de encuentro privilegiado para los poetas españoles de varias generaciones. Juan Ramón, Alberti, Lorca, Claudio Rodríguez, Carlos Bousoño, José Hierro: todos ellos y muchos más disfrutaron de sus acogedoras estancias. Tan fuerte fue la identificación de Aleixandre con su calle que, en vida, consigió que le cambiaran el nombre de 'Wellington' a 'Velintonia': tan fuerte era su compromiso con el castellano y con la ciudad en la que fijó su residencia. Y que hoy, desde luego, no hace demasiados esfuerzos por devolverle el favor.

Vía | Yahoo! Noticias Sitio Oficial | Vicente Aleixandre en Clubcultura de la Fnac Más Información | Nueva edición juvenil de la poesía del 27 En Papel en Blanco | Ernestina de Champourcín, la última del 27

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio