Compartir
Publicidad

Queda un hueco para los buenos libros

Queda un hueco para los buenos libros
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

Existen editoriales que se crean para vender lo máximo posible de lo que sea, también las hay, afortunadamente, que se crean para publicar lo mejor posible. Lo que está claro es que la edición de títulos que buscan un lector con sentido de biblioteca e interesado por clásicos y libros que tuvieron su momento pero que se pierden entre las novedades, está en alza.

Jaume Vallcorba, propietario y editor de Acantilado ya buscaba ese perfil de lector y no le va nada mal. El perfil de lector sería de gente con estudios, con profesiones liberales y jóvenes que quieren leer buenos libros, a lo que añade un elemento fetichista de libros bien editados con sobrecubierta. A este público, según Vallcorba, no le importa pagar 58 euros por los ensayos de Montaigne y hasta un 50% más. En esto último no estoy de acuerdo; acabo de comprarme el libro de Montaigne y de haber costado un 50% más, seguro que me hubiera buscado otra edición por muy buena que sea la de Acantilado. El hecho de que exista la demanda de este tipo de libros es para Sigrid Krauss directora literaria de Salamandra, porque se ha publicado demasiado pensando en lo que llama los no-lectores, curiosa forma de llamar a los lectores ocasionales, decepcionando a los lectores que buscan valores seguros. En la misma línea está Carmen Esteban, directora de la editorial Crítica, que señala que hay mucha oferta pero poca competencia en el libro serio.

La editorial Planeta no va a dejar pasar la oportunidad de entrar en este hueco del mercado y lo hace con la colección Backlist y tres líneas principales. La primera es de autores de la primera mitad del siglo XX, la segunda recupera títulos de Clasicos Universales de Planeta, y la tercera línea es de volúmenes que recojan la obra de un solo autor.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio