Compartir
Publicidad

‘Mutantes’ de Armand Marie Leroi

‘Mutantes’ de Armand Marie Leroi
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Mutantes, De la variedad genética y el cuerpo humano, es un libro acerca de la gente anormal. Anormal, sobre todo, en el sentido genómico. Mutantes es un libro sobre enanos, blancos que se vuelven negros, longevos sin testículos, hermafroditas, altos altísimos, cíclopes, cuerpos de dos cabezas, esqueletos superpuestos, hirsutos, cretinos, huesos de cristal, manos enormes, orejas de Dumbo, lenguas que no caben en la boca y muchos otros desórdenes teratológicos que entrarían por la puerta grande en un freak show.

Se ha dicho que Mutantes es a la biología lo que El hombre que confundió a su mujer con un sombrero de Oliver Sacks supuso para la psiquatría. Lo suscribo: es tan fascinante como éste. No en vano, Mutantes quedó finalista en 2004 del Premio Aventis al mejor libro de divulgación científica y fue galardonado con el Guardian First Book Prize. Su autor, Armand Marie Leroi (Wellington, Nueva Zelanda, 1964) nos hace pasar momentos que requieren cierto estómago, pero si se logran superar los pasajes escabrosos y grotescos, uno se adentra entonces en un erudito y poético estudio sobre cómo los genes son capaces de moldearnos al igual que si fuéramos de arcilla.

Además, Mutantes funciona como un entretenidísimo recorrido por toda clase de curiosidades que nos dejarán atónitos. Por ejemplo, las alturas de los habitantes de diferentes países y qué factores afectan que unos sean tan altos y otros tan bajos; las posibilidades de vivir muchos más años si apenas comemos (y también si vale la pena hacerlo); la falta de fundamento al dividir a los humanos en razas (o más eufemísticamente, etnias); cómo son los habitantes del Cabo Malayo, del que procede la expresión “feto malayo” para referirse a alguien muy feo o deforme, y por qué parecen una colección de monstruos surgidos de una pesadilla; los intereses del siniestro doctor Mengele en experimentar con unos enanos artistas; la historia de una familia peluda que fue acogida en la corte real de Birmania durante cuatro generaciones; por qué los eunucos nunca son calvos y suelen ser muy altos.

La mayor virtud de Mutantes, pues, es que consigue narrarnos de manera atractiva toda clase de historias de nuestro mundo antes de entrar en los entresijos científicos, que tampoco son expuestos de manera árida o técnica, sino de una forma totalmente accesible para neófitos. Un libro divulgativo pero en absoluto superficial. Las 456 páginas de Mutantes no dejan ni un solo espacio para la trivialidad.

Mutantes nos ilustra una vez más sobre una realidad que se presenta mucho más extraña y retorcida que cualquier ficción. Todo lo que pueda imaginar un novelista o un cineasta seguramente ya existe o ha existido. Las formas de los diversos monstruos de la mitología griega (los Cíclopes, la Hidra, Tifón, las Arpías, etc.) derivan de fetos que muestran varias anormalidades. Mujeres blancas que se vuelven negras con el tiempo, se introducen en pleno apartheid, sufriendo la xenofobia de los demás blancos, y luego se vuelven blancas de nuevo, como en cualquier cuento con moraleja. Más raro aún: personas que tienen un mosaico de zonas negras y blancas en su piel, como si su piel fuera un tableros de ajedrez lleno de arabescos. Y muchos, muchos más seres extraordinarios.

En 1890, los ciudadanos de Ámsterdam compraron la colección anatómica de Willem Vrolick por la suma de doce mil florines. Conteía 5.103 especímenes, entre ellos rarezas como el cráneos de un príncipe de Sumatra llamado Depati-toetoephoera, que se había rebelado, al parecer con poco éxito, contra sus amos coloniales. Había también un cráneo de narval con dos cuernos que había pertenecido a la familia real danesa, una colección etnográfica de cráneos humanos y los restos de 360 personas que exhibían diversas afecciones congénitas. Algunos especimenes eran esqueletos adultos, pero la mayoría eran niños pequeños conservados en alcohol o formaldehído.

Mutantes también explora una línea más filosófica: ¿hasta qué punto las mutaciones son siempre nocivas? ¿La anormalidad es nuestro bien más preciado? ¿Debemos nuestra prosperidad a los monstruos? ¿Los mutantes nos salvarán del Sida, del cáncer o hasta de la misma muerte? ¿Qué supone que la mayoría de nosotros tengamos cinco dedos en cada mano y no muchos más, como podemos comprobar en otros seres humanos insólitos? ¿Qué es realmente la belleza?

En definitiva, un ensayo apropiado para los amantes de la genética, la medicina, la biología, la historia, la antropología o simplemente de gente extraña que, con sus defectos (o virtudes), nos ayudan a comprendernos un poco mejor a nosotros mismos.

Editorial Anagrama Colección Argumentos 456 páginas

Sitio Oficial | Ficha en Anagrama

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio