Compartir
Publicidad

‘El cerebro moral’ de Patricia S. Churchland: lo que la neurociencia nos cuenta sobre la moralidad

‘El cerebro moral’ de Patricia S. Churchland: lo que la neurociencia nos cuenta sobre la moralidad
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Este es un libro de neurofilosofía. Puede que el neologismo sea un tanto pretencioso o innecesario, pero es pertinente recodarlo. En un tiempo en que se nos hincha el pecho de orgullo al demostrar que hemos leído a Séneca o Platón, es muy procedente recordar que todos los filósofos nacidos antes del siglo XX (y hasta me atrevería a decir del siglo XXI) que trataron temas como la moral, andaban indefectiblemente dando palos de ciego.

Una actitud que también puede observarse en buena parte de los filósofos del siglo XXI.

Sin embargo, cada vez encontramos más filósofos que no conciben la filosofía sin el apoyo de la evidencia científica (afortunadamente), como Daniel C. Dennett, uno de mis predilectos. Bien, ahora este podio también estará ocupado con la autora de El cerebro moral, el libro que nos ocupa: Patricia S. Churchland.

Como referí, Churchland es neurofilósofa. Es decir, que filosofa, pero que lo hace empleando los conocimientos más punteros sobre neurociencias, sobre todo en el ámbito de la moral: qué partes de nuestro cerebro se activan cuando somos o no somos altruistas, por ejemplo, resulta muy útil para identificar un comportamiento verdaderamente altruista (antes, sin embargo, solo debíamos fiarnos de nuestra intuición: ¿está ayudando a esa persona para que esa persona se sienta mejor o porque el que está ayudando se siente mejor?

Como podéis imaginar, El cerebro moral trata fundamentalmente de nuestras respuestas morales a distintos conflictos vitales. O de forma más poética, parafraseando al novelista Ian McEwan: Ahí radica nuestro conflicto como mamíferos: qué damos a los demás y qué nos quedamos para nosotros mismos. Delimitar esa línea, mantener a los demás a raya mientras ellos hacen lo propio con nosotros, es lo que llamamos moralidad.

La prosa de la autora es deliciosa, su forma de argumentar casi apodíctica, y los datos científicos que aporta, abrumadores. Además intenta huir de cualquier credo religioso (es decir, moralizante), pues lo considera una forma imperfecta y bárbara de producir comportamientos buenos o de incluso analizar la bondad de un comportamiento: después de todo, porcentualmente, las cárceles de Estados Unidos albergan a más creyentes que ateos, por ejemplo.

El enfoque biológico de la moralidad no es un tema nuevo, y hay autores, como Steven Pinker o Richard Dawkins, que lo han tratado de forma magistral. Pero la forma particular de sintetizar los datos por parte de la autora convierte esta lectura en algo totalmente necesario.

En el primer capítulo, se trata el trasfondo de las restricciones evolutivas en la conducta social y moral. El tercer capítulo se adentra en la evolución del cerebro de los mamíferos y el modo en que éste favorece el cuidado y la atención a los demás, analizando el papel que desempeñan en ello hormonas como la oxitocina. En el capítulo cuatro, la autora se centra en el tema de la cooperación, especialmente la cooperación humana, y analiza los datos sobre la importancia de la oxitocina en la cooperación y la confianza. El quinto capítulo aborda el tema de los genes, adoptando, eso sí, un tema prudente (ya sabéis, el eterno Nurture VS Nature). El sexto capítulo trata de la importancia social de la capacidad para atribuir estados mentales, así como la posible base cerebral para una capacidad de este tipo. En el capítulo siete, el tema de las normas y del papel que adoptan las leyes en la conducta moral lleva la discusión a un formato filosófico más tradicional. La religión y su relación con la moralidad son cuestiones que se tratan en el capítulo final de conclusiones.

Como veis, un libro muy completo, tremendamente fácil de leer, e iluminador. Como deberían ser todos los buenos libros.

Editorial Paidós Colección Paidós Transiciones 320 págs

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio