Compartir
Publicidad

'Es mi tipo' de Simon Garfield: un libro sobre fuentes tipográficas

'Es mi tipo' de Simon Garfield: un libro sobre fuentes tipográficas
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

El universo de la tipografía es fascinante. Tiene sus expertos, los defensores a ultranza de unas tipografías frente a otras, existen guerras internas, falsificaciones, plagios, de todo. Como en una película de espías cuyos protagonistas fueran la A y la B. Como si la historia de la tipografía corriera paralela a la historia de un cónclave de brujos que elaboran secretas pócimas.

No en vano, un tipógrafo puede pasarse hasta 10 años perfilando un tipo de letra, hasta que consigue que encaje entre sí y no se desajuste al cambiarla de tamaño, justificarla y demás contorsionismos. Por eso no es extraño que una buena tipografía, que permanece estable hasta el más mínimo detalle después de maquetarla en un texto de 200 páginas, pueda pagarse a un precio elevado.

No hay nada más estimulante que bucear en el origen de las formas de las letras es como analizar nuestro código genómico para averiguar por qué se nos ha quedado esa nariz tan aguileña.

El alfabeto tal y como lo conocemos empezó a forjarse de la mano de los fenicios hace 3.500 años, y cada letra de ese primer alfabeto era la inicial de un objeto ligado a la vida cotidiana. La A, por ejemplo, fue llamada álef, palabra que en fenicio significa “buey”. Si le damos un giro de 180º a la A y, con un poco de imaginación, al triángulo que queda abajo le colocamos ojos y nariz, obtendremos a un buey sus cuernos y todo. Pero eso solo es la punta del iceberg. Porque los tipógrafos han ido moldeando esas formas esenciales para hacerlas más agradables a la vista. O más persuasivas. O más "algo".

De eso trata este libro fascinante del del periodista británico Simon Garfield: Es mi tipo. Después de su lectura, agradable, jalonada de datos curiosos, uno podrá decir que ha vislumbrado la inextricable complejidad del mundo de las letras. Desvelando misterios como: ¿por qué tanta gente odia la fuente Comic Sans? ¿Qué pasó cuando Ikea cambió a Futura por Verdana? ¿Por qué Helvética es tan interesante? ¿Cuál es la fuente favorita de Hollywood? ¿Por qué hay fuentes que gustan a hombres y otras que gustan más a mujeres?

En definitiva, una delicia de libro que te permite dar la importancia que se merece a todas esas manchas de tinta o de bits que nos pasamos el día leyendo.

Editorial Taurus Colección: Taurus Pensamiento Páginas: 376 ISBN: 9788430608263

Ficha oficial | Ficha en Taurus

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio