Compartir
Publicidad

‘Falacias de la psicología’ de Rolf Degen: ¿la psicología es una gran mentira?

‘Falacias de la psicología’ de Rolf Degen: ¿la psicología es una gran mentira?
Guardar
17 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hay algo que quizá os sorprenderá, escandalizará o incluso os pondrá de uñas. Algo que no suele mencionarse en los medios de comunicación de masas y que se evita tratar en las facultades de psicología. Me refiero a que la psicología, en gran parte, no es una ciencia.

Es más: un porcentaje elevado de la psicología que podemos leer en sesudos libros escritos por no menos sesudos intelectuales (en su mayoría manejando un lenguaje ciertamente hermético), tiene tanto valor científico y real como una de esas predicciones astrológicas que emiten a las tantas de la madrugada en televisión. O como un cuento chino. ¿La psicología ha asumido parcelas de la religión?

Vale, ahora calmaos (sobre todo los que estudiéis o leáis psicología a menudo… yo también lo hago) y permitidme explicarme. No me cabe duda de que existe una rama de la psicología, íntimamente ligada a la neurobiología, la genética y demás, que es muy útil y que está avanzando espectacularmente en las últimas décadas.

Pero un abrumador número de asunciones que se toman como indiscutibles en la psicología no son más que lugares comunes, mitos y falacias. Y en Falacias de la psicología, su autor, Rolf Degen, pretende enumerarnos un buen puñado de ellas.

Degen es psicólogo, sociólogo y periodista, la Sociedad Alemana de Psicología le ha concedido un premio por su labor informativa, sus investigaciones sobre el cerebro humano le valieron el premio concedido por la Upjohn-Fellowship. Así pues, como mínimo, Degen juega en campo amigo.

A juicio de Degen, la psicología se ha caracterizado por un desfile de teorías que, con el tiempo, han ido revelándose como simples modas pasajes incapaces de responder a las grandes cuestiones sobre la naturaleza humana. Cuando no han sido estrategias estériles que han hecho más mal que bien.

Como la psicoterapia, al que el autor dedica un capítulo entero del libro para demostrar que la mayoría de gente sana más rápidamente muchos de sus trastornos mentales si no acude a psicoterapia. Como que la educación que recibe un niño durante su infancia determinará la personalidad de ese niño en el futuro. Como que muchas enfermedades orgánicas tienen un componente psicosomático. Como que sólo usamos un 10 % de nuestro cerebro.

Como que la meditación es capaz de producir un estado insólito de relajación corporal y mental. Como que las personas que están bajo hipnosis pueden realizar cosas extraordinarias. Como que siempre hay que procurar tener una autoestima elevada. Como que los medios de comunicación (anuncios, películas violentas y demás) tienen un efecto poderoso en la mente de la gente, sobre todo en los niños.

Todos estos y muchos otros dogmas que todos nosotros, desde universitarios hasta analfabetos, repetimos sin descanso en un debate o una charla de ascensor, son echados por tierra sistemáticamente por el autor, recurriendo a ingente bibliografía, experimentos de laboratorio y opiniones de muchos otros psicólogos que han decidido contar la verdad.

Aunque esa verdad, tal y como Andrea Abele-Brehm, psicóloga de la Universidad de Nuremberg, les quite el trabajo:

Si la gente llegase a enterarse de lo que hacen realmente los psicólogos, dejarían de tenernos ningún respeto.

Y sigue Degen (y añado yo que lo sorprendente es que todavía hay mucha gente que repite coletillas de Freud):

El caso es que la psicología académica, pese a publicar todos los años unos 17.000 estudios empíricos, según se estima, apenas ha empezado a arañar la superficie de ese gran misterio que es el alma humana. (…) Apenas la investigación académica había desmontado en un trabajo paciente y meticuloso los principales dogmas del psiconálisis de Sigmund Freud, nacieron de improviso otros métodos como el Eye Movement Desensitization and Reprocessing (EMDR) y la programación neurolingüística, cuyo arraigo en la realidad no sabemos cómo se establece, a menos que uno recurra a la tradicional varilla del zahorí.

Editorial Robin Book
Colección Ma Non Troppo
303 páginas

Sitio Oficial | Ficha en Robin Book

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio