Compartir
Publicidad

‘La conspiración de las lectoras’ de José Antonio Marina y María Teresa Rodríguez Castro

‘La conspiración de las lectoras’ de José Antonio Marina y María Teresa Rodríguez Castro
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Este es el enésimo ensayo del prolífico y popular José Antonio Marina. Lo cual resulta insólito por dos motivos. El primero, que Marina sea capaz de pergeñar libros tan eruditos, interesantes y exquisitos a una velocidad de vértigo. Y el segundo, que precisamente esos libros sean del agrado de un gran número de lectores, estando como están poblados los anaqueles de las librerías de volúmenes que cada vez más se ajusten a la ley del mínimo esfuerzo: tanto de creación como de consumo.

Por si esto fuera poco, La conspiración de las lectoras trata de un tema casi inédito en la historia de España, aunque fundamental para comprenderla en toda su amplitud; y por extensión comprender el papel de la mujer (o de algunas mujeres) en el devenir cultural.

Ésta es la historia del Lyceum Club Femenino. Una insólita asociación de mujeres que nació en Madrid, en 1926, hasta el comienzo de la guerra civil. Una asociación que contaba con el que quizá fue el grupo de mujeres más brillante de la historia de España: María de Maeztu, Victoria Kent, Clara Campoamor, Zenobia Camprubí, Ernestina de Champourcín y muchas otras.

En total, 115 socias, que en adelante se conocerían como “las fundadoras”, que copiaron los estatus del primer Lyceum, el de Londres, presidido por Lady Frances Balfour, hija del duque y la duquesa de Argyll.

En 1926, España vivía la dictadura de Primo de Rivera, un periodo de estabilidad y prosperidad engañosas porque estaban fuera de la ley, y esto hace precario cualquier logro. Y en este anómalo contexto, brotó un caso que ha sido olvidado por el tiempo.

Para darle más interés, el ensayo está articulado como si fuera una especie de investigación detectivesca por parte de los autores, regentes de una imaginaria agencia de detectives llamada Mermelada & White. El propio Marina advierte que tiene sus modelos para ello: Sherlock Holmes, Nero Wolfe, Maigret, la señorita Marple, Aristóteles y el abate Mersenne, que en pleno siglo XVII desde su celda parisina mantuvo una secreta red de corresponsales científicos.

Pero la investigación de Marina no es policial sino intelectual, cultural, una manera de rebuscar el pasado y tirar de remembranzas a fin de encontrar piezas secretas que nos revelen fenómenos casi desconocidos e ignorados como el que aquí se narra: un grupo de mujeres dispuestas a usar la cultura y la educación para salvar el mundo y, más concretamente, adelantar el reloj de España (reloj que sin duda iba muy atrasado por aquel entonces).

Y es que, al igual que fenómenos históricos de gran calado en la cultura, como la Ilustración, no fueron nunca movimientos unificados, sino una filigrana de arroyos deltaicos que se abren paso a lo largo de canales convolutos, la historia cultural española tampoco pivota en los personajes que todos nos sabemos de memoria.

Detrás, entre bambalinas, también hicieron la suya una serie de individuos que, por aquél entonces, eran casi invisibles. Invisibles por su sexo. Las mujeres, meras comparsas de la historia escrita por los hombres, se revelan aquí, y en muchos otros fenómenos culturales, como elementos destacables e incluso muy relevantes del desarrollo social.

Un grupo de mujeres que fracasó en sus intentos de superar las fracturas provocadas por las ideologías políticas y religiosas mediante una única arma: la educación. ¿Qué hubiera pasado si el Lyceum hubiese conseguido llevar a cabo su ideología educativa? Nunca lo sabremos. Pero al menos este ensayo de Marina será un justo reconocimiento de tan heroico propósito.

Editorial Anagrama Colección Biblioteca de la memoria 280 páginas ISBN: 978-84-339-0792-9

Sitio Oficial | Ficha en Anagrama

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio