Compartir
Publicidad

'Por qué no podemos ser cristianos', Piergiorgio Odifreddi levanta la sotana a la Curia Romana

'Por qué no podemos ser cristianos', Piergiorgio Odifreddi levanta la sotana a la Curia Romana
Guardar
28 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La anterior publicación de este post nunca debió darse pues se trataba de un borrador inacabado que acabó subido al blog por un malentendido entre mi coordinadora y yo. Entiendo que el artículo, tal y como fue publicado, supuso una doble ofensa. Por un lado a los creyentes y, por otro, para los lectores del blog que esperan una crítica del libro y no las opiniones personales de un particular. Mis disculpas para el segundo grupo.

A continuación encontraréis el post en su versión definitiva:

Desde Italia, ese maravilloso país donde reina Berlusconi (alias “Dejad que las niñas se acerquen a mí”), emerge la figura de Piergiorgio Odifreddi para traernos este excelente libro: Por qué no podemos ser cristianos (2007), subtitulado con un acertado aunque quizá innecesario “y menos aún católicos”, con el que ha logrado a un excelente éxito de público y crítica, algo extraordinario en un país en que son pocas las voces que se atreven a levantarse contra el Vaticano.

</p><p><!--more--><br />

</p><p>Con ese título, el escritor piamontés homenajea a su ilustre predecesor <strong>Bertrand Russel</strong> y su <strong>Por qué no soy cristiano</strong> (1957). Cuando Odifreddi público este ensayo en Italia, estuvo alternándose en los dos primeros puestos de ventas con Jesús de Nazaret, del pastor alemán Joseph Ratzinger, más conocido como <strong>Benedicto XVI</strong> o, simplemente: Papa.</p>

No estamos ante un simple laico (o ateo, o ácrata, o descreído…) indignado con la red creencias sin base empírica sobre las que la Iglesia Católica mantiene una ascendencia ideológica sobre gran parte del planeta, dictando qué está bien y qué está mal, e invadiendo los planos personal y político. Odifreddi desmonta paso por paso los pilares del cristianismo, sirviéndose para ello de una argumentación irrevocable basada en sus lecturas del Antiguo y Nuevo Testamento (y las sucesivas versiones que la Iglesia ha ido publicando al gusto de sus necesidades), con una crítica mordaz que denuncia no sólo las incongruencias más obvias, sino sobre todo la falta de fundamento real de muchas de sus creencias.

Resulta curioso (y, una vez pensado, muy lógico) que el autor sea un matemático. No en vano, no hay nada más opuesto a las creencias religiosas que la ciencia y, dentro de la ciencia, no hay más dios que la matemática. Odifreddi defiende el laicismo (de laos, “pueblo”, y laikos, “popular”), pero no como un intento de convertirse en una fe, sino que sólo reivindica “dar a la Razón lo que es de la Razón”. Como él mismo dice:

Cada época tiene no sólo sus filósofos colaboracionistas, sino también sus matemáticos resistentes

La obra está organizada en ocho bloques temáticos que desgranan, paso a paso, los principales fundamentos del cristianismo (Dios, Jesús, Dogmas de Fe, los Mandamientos…). Al final del libro, además de las Notas y el Índice de nombres, nos regala un conciso esquema de los Concilios de la Iglesia en el que, con un simple ojeo, podemos soltar una carcajada viendo como, por ejemplo, María (no recuerdo su apellido) se convirtió en ‘Madre de Dios’ gracias al Concilio de Éfeso, 431 años después de dar a luz.

papaodi2.jpg
Pero Odifreddi no sólo nos habla de las incoherencias más fácilmente visibles del dogma, como cuando nos cuenta que en la primera versión bíblica de los mandamientos el décimo era ‘No cocinarás al cabrito en la leche de su madre’ (sic), sino que ante todo nos cuenta la historia de la Iglesia Católica como realmente fue (y no como la cuentan ellos), con rigor histórico y precisión matemática.

El matemático piamontés pinta un cuadro realista en el que disecciona las Sagradas Escrituras, enfocando su luz sobre sus creencias supersticiosas (tales como no comer carne tal semana o que un humano pueda ejercer algún tipo magia sobre el agua para convertirla en ‘bendita’) y sobre su naturaleza sectaria (como el principio de ‘Sólo nosotros poseemos la verdad’, la excomulgación excomunión, etc). Pero quizá lo más destacable es que nos demuestra como la Biblia se fue convirtiendo, revisión tras revisión, en una herramienta de poder de la jerarquía católica que, sin detenerse a corregir sus errores o a reflexionar sobre sus problemas internos, sólo se centra en aquellos elementos que les aseguran que el negocio siga en pie.

Habrá quien, con sólo ver el título, este libro le dará repelús y ni se dignará a leerlo antes de añadirlo a su Lista de Libros Prohibidos. A los que estamos del lado de la razón y el relativismo, nos ofrecerá una lectura con la que nos reiremos mucho y gracias a la cual seremos capaces de recordar algunos datos con los que chinchar a nuestro prójimo creyente (eso sí: respetad a vuestras abuelas). Y quizá a unos pocos les sacará de su engaño pues, como dice Odifreddi en la entrevista de El País por la que lo conocí:

Si leyeran bien la Biblia, dejarían de creer

Sitio Oficial | Ficha en Rba
En Papel en Blanco | ‘Elogio de la irreligión’ de John Allen Paulos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio