Compartir
Publicidad
'Tocar los libros': confesiones de lector a lector
Ensayo

'Tocar los libros': confesiones de lector a lector

Publicidad
Publicidad

Una de las cosas que más nos gusta a los amantes de los libros es contemplarlos. Simplemente observarlos: pasear por los pasillos de estanterías, rozando los lomos de los volúmenes, husmear en bibliotecas ajenas... Yo tengo que confesar un pequeño vicio: cada vez que veo o leo una entrevista de alguien en su casa, con las estanterías al fondo, siempre intento reconocer los títulos y saber qué libros tiene esa persona en casa.

Los bibliófilos somos así: nos encanta oler libros, acariciar libros, ojear, hojear libros... además, por supuesto, de leerlos. En 'Tocar libros' (Fórcola), Jesús Marchamalo construye una pequeña digresión sobre esos cotidianos placeres del lector. Evidentemente, para disfrutar de este ensayo hay que compartir ese amor: uno ha de ser igualmente lector, ha de sentir esa pasión por la letra impresa que nos mueve a muchos. Este breve ensayo, sin demasiado orden ni concierto, es una carta de amor a los libros, una conversación de bar con un amigo sobre nuestra pasión en la que asentimos vehementemente a nuestro interlocutor.

De esta manera, Marchamalo va divagando sobre diferentes cuestiones que atañen a los amantes del papel impreso: sobre la cantidad de libros que uno posee (¿habéis contado los que tenéis en casa? Yo lo he intentado, pero nunca he terminado), poniendo ejemplos de escritores famososo, o cómo ordenarlos de la manera más eficiente; nos tranquiliza ante el fenómeno de la desmemoria del lector (al menos a mí me ha tranquilizado, porque termino olvidando mucho de lo que leo, y sólo me quedan impresiones vagas de las lecturas); o nos habla de dificultad que tenemos muchos bibliófilos para deshacernos de los libros (confieso que a mí me pasa lo mismo: me cuesta mucho deshacerme de un libro; es más, soy de los que los recoge de la basura en una especie de síndrome de Diógenes selectivo).

Marchamalo también habla del volumen de publicación de libros, de los libros dedicados por sus autores, de las bibliotecas privadas de los escritores: Lezama Lima, Octavio Paz, Sergio Pitol, Brice Echenique, Herman Hesse, Umberto Eco, Julio Cortázar... Todo un universo literario contado por un amante de los libros al que se le ve disfrutando del tema que le ocupa.

El propio autor dice del libro: "de entre los míos, (éste es) uno de mis libros preferidos y probablemente el que más tiene que ver conmigo, y con mi mundo de autores, lectores e historias. Y en la medida en que todos los libros de algún modo lo son, seguramente el más autobiográfico".

Tocar los libros

El ensayo de Marchamalo se completa con un prólogo de Luis Mateo Díez y un epílogo de Javier Jiménez, dos marcos para un libro que ha llegado a su cuarta edición revisada y ampliada, y que al no ser muy extenso (apenas 120 páginas), se lee del tirón. Cuando uno acaba, se siente plenamente justificado en su pasión libresca. Justificado, comprendido, acompañado, y tocado, por qué no (no sé si también en la acepción de "loco"). Tocado por los libros.

'Tocar los libros'
Jesús Marchamalo
Fórcola Ediciones, 2016.
ISBN: 9788416247684
Cómpralo en Amazon

Más información | Web del autor
En Papel en Blanco | 'Leer para contarlo': las memorias de un bibliófilo aragonés

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio