Compartir
Publicidad

A vueltas con la muerte de Lorca (II): ayer desilusión, hoy esperanza

A vueltas con la muerte de Lorca (II): ayer desilusión, hoy esperanza
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¡Cuántas veces te esperó!

¡Cuántas veces te esperara (..)!

Cuando hace una semana escribí sobre las noticias contradictorias que envolvían la recuperación de los restos de Federico García Lorca (y sus compañeros de viaje), lo hice tras acumular muchas informaciones y pensando, iluso de mí, que tardaríamos un tiempo en saber más. Pero la realidad ha sido muy distinta y las nuevas surgidas en estos dos últimos días me obligan, aun a riesgo de resultar cargante, a volver al tema.

Ayer El País nos traía malas noticias al revelarnos que ya habían revisado cuatro de las seis zonas que habían proyectado para buscar el cuerpo del poeta granadino y que lo único que había aparecido era una inmensa roca. Juan Gallo, comisario de la Memoria Histórica de Andalucía y coordinador del equipo multidisciplinar que trabaja en la fosa, anunció que no iban a hacer "experimentos con dinero público" por lo que, si finalmente las excavaciones en la zona proyectada no daban frutos, no seguirían abriendo terreno y buscando los restos de los fusilados en Alfacar. Ian Gibson, el hispanista que más información ha recabado sobre Lorca y responsable de la señalización del lugar donde debía excavarse, se mostraba conmocionado por las noticias. Primero por la publicación de Lorca, el último paseo, de Gabriel Pozo, obra que venía a contradecir los datos sobre los últimos días de Lorca que había recogido Ian Gibson en sus trabajos dedicados a nuestro poeta más universal. En referencia al libro de Pozo, que afirmaba que Gibson había sido engañado por Manolo El Comunista, el hispanista irlandés ha guardado silencio, mientras lo leía y revisaba sus propios datos, hasta ahora:

Me parece una compilación de todo lo publicado hasta 2003 que se deja cosas muy importantes: mi propio libro sobre Ruiz Alonso o el de Miguel Caballero y Pilar Góngora.

Ésto no deja de ser un debate más de los muchos que ha vivido Gibson y no parece que le haya preocupado demasiado. Sin embargo, las noticias sobre la mala pinta que tenían las excavaciones, sin avances ni buenas pistas, sí hicieron mella en el bueno de Ian:

Me siento enfermo. Pienso en esto todo el día. Temo por mi salud mental. Son 45 años de mi vida (...) Hay que seguir buscando. Para mí sería un alivio inmenso que lo encontraran en el lugar que señalé, pero también me sentiré muy decepcionado si no lo siguen buscando. Lo que quiero es saber la verdad, si está o no está y terminar con esto.

Con estas palabras no sólo denotaba preocupación ante la posibilidad de que los trabajos se abandonen, sin poder evitar, supongo, la macabra idea de que se deje de excavar a sólo unos metros del lugar donde pueden estar los cuerpos, sino que se mostraba hundido por ver cómo gran parte de su trabajo vital podía quedar sepultado junto al poeta. La sincera palmada de ánimo en la espalda que se merece por parte de sus amigos, lectores y admiradores se la dio, mejor que nadie, Juan Cruz en su blog, recordándole que no debe flajelarse porque si en este país alguien ha hecho algo por iluminar la oscuridad que envuelve la muerte de Lorca, ese ha sido el bueno de Ian.

Y cuando las tinieblas amenazaban con cubrirlo todo, ha aparecido un rayo de esperanza al que agarrarnos los que estamos a favor de la búsqueda de Federico: ha sido hallada una roca con impactos de bala en la última fosa. El Comisario Juan Gallo ha hecho unas declaraciones al respecto:

La roca tiene varios impactos de bala inequívocos que han sido documentados en un informe pericial. No puede descartarse que se realice algún hallazgo en estos últimos días de excavaciones.

El descubrimento se ha hecho en la zona Z-6, la más próxima al monolito y la carretera:

Si hay disparos de bala en la roca es que hubo fusilamientos. El procedimiento era siempre el mismo. Pasaban la noche en Las Colonias, eran trasladados hasta un lugar junto al camino y se les fusilaba. Los cuerpos se enterrarían allí mismo, no iban a buscar una zona muy lejana para hacerlo.

Estaba planeado que los trabajos acabaran mañana, pero las nieves y el hallazgo han cambiado los planes. Los expertos descansarán algunos días durante las fiestas, así que las labores se prorrogarán hasta el día 30. Esperemos que den sus frutos y acabemos el año con una buena nueva. Eso sí, si aparecen los cuerpos, comenzará otra polémica, la de las exhumaciones. Junto a Lorca se supone que hay otros fusilados cuyas familias no están demasiado convencidas y otros que ni siquiera tienen descendientes vivos. Así que en Papel en Blanco estaremos a la que cae y seguiremos siguiendo esta historia que mezcla drama, intriga, historia y, cómo no, poesía.

Vía | El País En Papel en Blanco | A vueltas con la muerte de Lorca (I) Los versos que encabezan el texto pertenecen al Romance Sonámbulo de Federico García Lorca.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio