Compartir
Publicidad

A vueltas con la muerte de Lorca (y III): finalmente, Lorca no está en la fosa de Alfacar

A vueltas con la muerte de Lorca (y III): finalmente, Lorca no está en la fosa de Alfacar
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si había una noticia que no quería tener que escribir nunca en este blog, es ésta: tras un mes y medio de trabajo, los arqueólogos que estaban trabajando en la fosa de Alfacar han concluido que no hay rastro de restos humanos:

No se ha encontrado ningún resto humano. A partir de ahora se tendrá que escribir la historia con datos científicos. Se acabaron las especulaciones.

Esta información, surgida directamente desde las fuentes de la investigación, se conoció ayer por la tarde, poco después de que yo os trajera lo que parecían buenas noticias, pues se habían encontrado lo que parecían impactos de bala en una roca. Finalmente, esa pista no ha llevado a nada y, aunque se planteó seguir los trabajos tras unos días de descanso, el equipo de investigación ha finiquitado los trabajos. Esta mañana el comisario del proyecto, Francisco Carrión, y la consejera de Justicia de la Junta de Andalucía, Begoña Álvarez, han dado una rueda de prensa para presentar el informe (que podéis descargar gracias a El País). Carrión ha sido tajante:

Se ha cribado la tierra hasta donde se ha podido. Ni un solo hueso, ni una sola esquirla por pequeña que fuera, ni una sola pieza dental, que suele ser habitual. La posibilidad de que ahí hubiera algo es ninguna.

Y el informe es igual de rotundo:

Nunca se realizaron fosas de enterramiento, ni han existido restos óseos humanos.

Así que c'est fini, se acabó la esperanza para los que teníamos la ilusión, por ilusa que fuera, de que los cuerpos de Federico García Lorca y sus compañeros fusilados fueran hallados en la (ya no deberíamos llamarla así) fosa de Alfacar. Ahora, como bien ha dicho la presidenta de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Granada, Maribel Brenes, estamos ante un reto, "retomar las investigaciones desde cero".

La elección del parque Fuente Grande, ahora parque Federico García Lorca, fue hecha a partir de los datos surgidos de una encuesta realizada a la población por la Diputación de Granada (que también compró los terrenos para protegerlos de la vorágine del ladrillo) y de las informaciones recogidas por algunos insignes investigadores como Ian Gibson. Ahora que se ha acabado todo, el parque se convertirá en un lugar que honrará a Lorca.

Desde Papel en Blanco queremos alabar y agradecer el trabajo de la Diputación de Granada, la Junta de Andalucía, el Ayuntamiento de Alfacar y el equipo de investigadores y arqueólogos dirigido por Francisco Carrión, así como el del resto de personas implicadas en esta labor. Asimismo, queremos mandar un abrazo a los familiares de todos los fusilados que supuestamente estaban en Alfacar y, cómo no, a Ian Gibson, sin cuyo trabajo aún estaríamos más a oscuras.

Vía | El País En Papel en Blanco | A vueltas con la muerte de Lorca (I), A vueltas con la muerte de Lorca (II): ayer desilusión, hoy esperanza

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio